25 de septiembre de 2020
25.09.2020
Faro de Vigo

Cepesca urge una solución para la comercialización del tiburón marrajo

La especie es capturada por la flota gallega de palangre

25.09.2020 | 11:25
Marrajo congelado en la lonja de Vigo. // Cepesca

El sector pesquero español exige al Gobierno una solución urgente al limbo legal que impide la comercialización del marrajo dientuso, tiburón capturado por la flota de palangre de superficie gallega y que actualmente está procesado y almacenado al no poder ser comercializado. Según la patronal Cepesca, esta situación se debe a la descoordinación interministerial del Gobierno y, en especial, a la negativa del Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico a permitir la comercialización de las capturas ya realizadas.

A pesar de las "buenas palabras" del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, el sector ha criticado que no hay una defensa clara y contundente, ni de sus intereses ni del cumplimiento de la legalidad y transparencia del sector en lo referente a las capturas de esta especie, lo que pone en peligro la viabilidad de esta flota y los aproximadamente los 10.000 puestos de trabajo directos e indirectos que genera.

El conflicto entre pesca y comercialización surge de los distintos criterios establecidos por Pesca, que gestiona la catura del marrajo, e Industria, del que depende su comercialización internacional. Así, mientras el Departamento de Luis Planas ha permitido, y permite aún, las capturas de esta especie en todos los océanos (como, por ejemplo, 940 toneladas en el Atlántico Norte, de acuerdo con las recomendaciones de Iccat), el de Reyes Maroto ha establecido de manera unilateral un cupo final de comercialización de marrajo en los diferentes océanos para 2020, incluyendo únicamente 350 toneladas en el Atlántico Norte.

Según el sector, durante los últimos meses, la flota afectada ha solicitado a Pesca indicaciones para actuar ante la disparidad de cifras, obteniendo siempre como respuesta que el cupo de exportación de 350 toneladas era sólo orientativo y se ampliaría hasta cubrir las capturas realizadas legalmente en el Atlántico Norte, puesto que considera que las recomendaciones de ICCAT son las que hay que cumplir.

No obstante, las desavenencias entre ambos Ministerios se mantienen y la flota española de palangre de superficie se ve abocada a una "crisis sin precedentes" si no se habilitan los certificados Cites (Convención para el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres) necesarios para comercializar el pescado ya capturado, tanto el almacenado en frigoríficos, como el que se encuentra en las bodegas de los buques.

Por otro lado, Cepesca también subraya el importante trabajo que realiza desde hace años el sector para garantizar la pesca sostenible.

La flota española de palangre de superficie realiza la pesca de marrajo dientuso, una de las 500 especies de tiburón existentes, con "total transparencia" y siguiendo las normas y recomendaciones de las Organizaciones Regionales de Ordenación Pesquera (OROP), responsables de la gestión de estas especies en todos los océanos (Iccat, IOTC, Iattc y Wcpfp).

El secretario general de Cepesca, Javier Garat, ha subrayado que el "sector pesquero español afectado, declarado esencial por el Gobierno durante la Covid-19 y que ha permanecido operativo y garantizando el suministro de pescado a la población en todo momento, se siente abandonado por el Gobierno, que está condenando a la flota de palangre al colapso, incluso a su desaparición, ya que no podrá hacer frente a la crisis económica que está generando este tema". "Nos están condenado al limbo, y no precisamente de los justos", ha sentenciado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook