Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La convivencia entre pesca y otras actividades

El primer parque eólico marino luso ya coge forma a solo 70 kilómetros del puerto vigués

Parte de Ferrol la primera unidad de Windplus - Lisboa ya admitió que dañará a la pesca y la flota pidió una "compensación" - Casi 15 barcos lusos que faenan allí son de capital gallego

La primera plataforma en el puerto exterior de Ferrol. // Windfloat Atlantic

Galicia no tiene ni un solo parque eólico marino y, por el momento, no hay previsión de que vaya a haberlo. Sin embargo, muy cerca de Vigo se está levantando el primero de la costa ibérica. Concretamente, a solo 70 kilómetros del puerto olívico. El consorcio Windplus (formado por EDP Renováveis, Engie, Repsol .y Principle Power Inc.) ha iniciado ya la instalación del que será el primer parque eólico marino de Portugal, que se levantará frente a la localidad de Viana do Castelo. Según informaron los promotores, la plataforma flotante partió del puerto exterior de Ferrol con el "aerogenerador más grande jamás instalado en una superficie de estas características". A esta unidad le seguirán otras dos, que completarán una capacidad instalada de 25 MW capaz de "generar la suficiente energía como para abastecer al equivalente a 60.000 usuarios al año". Pero no todo son buenas noticias. Y es que tal y como reconoció el Gobierno luso en verano el proyecto eólico dañará a la pesca, una actividad que desarrollan una treintena de buques gallegos o de capital gallego en la zona y su área.

Los promotores del proyecto anunciaron en verano que abonarían más de un millón de euros a la flota de Viana en concepto de "compensación" por el daño que hará a la pesca, como publicó FARO. A eso se suma otro medio millón que aspiran ingresar por no poder trabajar a lo largo de los 17 kilómetros de cable submarino que unirá la costa con la plataforma. "Se han identificado 28 embarcaciones de pesca local directamente afectadas", indicaba entonces el secretario de Estado das Pescas, José Apolinário.

Más tarde otro medio centenar de armadores portugueses de localidades cercanas a Viana como son Caminha, Vila Praia de Âncora y Castelo do Neiva reclamaron su parte. Tras amenazar con protestas si no eran escuchados -alegaban un "trato desigual"- finalmente llegaron también a un acuerdo con los promotores. En aquella ecuación, sin embargo, no entraba la flota de Galicia.

"A los barcos gallegos no les afecta tanto porque están obligados a faenar fuera de las 12 millas", explicó ayer el gerente de los Armadores de Marín, Juan Fragueiro. Las plataformas estarán a 20 kilómetros de Viana, por eso los afectados directamente son los lusos. "Pero sí afecta a los barcos de pabellón portugués de arrastre pero que son de capital español", concretó.

Además del arrastre o el palangre de fondo que operan en Vigo, el cerco del sur de la comunidad llega a trabajar a escasos 20 kilómetros de la zona en la que se instalarán las plataformas gracias al acuerdo que les permite adentrarse 6 millas en aguas lusas.

Y es que la convivencia entre la pesca y otras actividades offshore es una de las cuestiones que están en permanente debate. El Comité Asesor Científico Técnico de la Cooperativa de Armadores de Vigo (ARVI) ya alertó en un estudio en 2017 de la necesidad de "planes de ordenación y reglamentos integradores de gestión de los mares y océanos, claros y concisos".

Compartir el artículo

stats