13 de agosto de 2019
13.08.2019

Cerqueiros Galegos reclama a Madrid un reparto justo de jurel en aguas europeas

La asociación denuncia que una parte de la flota se lleva casi toda la especie -El cerco ibérico se reúne hoy en Vigo para pedir más sardina

13.08.2019 | 02:26

La asociación Cerqueiros Galegos demanda al Gobierno centras que colabore en un reparto más justo para la cuota de jurel procedente de la zona 2A-14 (correspondiente a aguas europeas). Esta organización "no entiende" la repartición actual de la cantidad de la especie, ya que considera que "solo se beneficia a quienes practicaron la pesca olímpica -se captura la especie hasta que se agota la cuota global-".

Así lo recoge Cerqueiros Galegos en un comunicado en el que sus miembros se preguntan, entonces, de qué sirven las cuotas individuales.

"Un grupo de embarcaciones, que dicen tener cupo de pesca diario, lo sobrepasan en 2.000 toneladas, por eso no es justo", apunta Cerqueiros Galegos, que insiste en el escrito en que esa flota no rebajó sus cantidades a pescar "como sí hacen los que tienen cupos individuales".

La asociación señala que hay una parte de la flota de fuera de su organización que se lleva "todo el reparto" ya que los barcos que no tienen cuota en la VIIIc -del golfo de Vizcaya a Fisterra- no le corresponde ninguna tonelada en la 2A-14. "A los cerqueros que tenían poca cantidad, como el caso de Cerqueiros Galegos, no les compensaba ir para dos o tres días de pesca", manifiesta el grupo.

Reparto por barco

Por ello, la agrupación demanda que la repartición de la cuota de jurel debe hacerse "como siempre, por barco" en las zonas VIIIc y IXa -de Fisterra al golfo de Cádiz-.

Por otra parte, la escasez de sardina unió al cerco de España y Portugal para pedir un aumento de la cuota.

El sector se reúne hoy en Vigo para reclamar un "urgente ajuste" de la cantidad asignada para este año y que pase de las 10.799 toneladas hasta las 20.438.

Para conseguir este incremento, las flotas española y lusa se respaldan en los resultados que arrojaron las campañas científicas realizadas en Portugal -se está a la espera de conocer las conclusiones de los estudios en aguas españolas-.

Ante la imposibilidad de capturar sardina tras haber agotado el cupo disponible, el cerco español (y gallego) tiene en el jurel su especie "refugio" para aguantar lo que queda de año de trabajo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook