Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los perjuicios económicos del conflicto en el Sáhara Occidental

Retenidos en Mauritania tres camiones de armadores de Marín desde hace seis días

El valor del pescado supera los 180.000 euros -Rebeldes cortan la carretera que accede a la frontera con Marruecos - Juan Martín Fragueiro: "Nos sentimos indefensos"

Los camiones atrapados en la frontera entre Mauritania y Marruecos.// FARO

El trabajo de tres barcos de Marín a más de 2.500 kilómetros está a punto de tirarse por la borda. Los camiones encargados de transportar el pescado capturado en aguas de Mauritania llevan retenidos por un grupo de rebeldes desde el miércoles en tierra de nadie, en el Sáhara Occidental, zona disputada entre la República Árabe Saharaui Democrática y Marruecos. La Unión Europea le ha enviado al Gobierno mauritano una carta exponiendo esta situación y los armadores gallegos denuncian su laxitud para solucionar el problema. Los intereses políticos del Frente Polisario podrían estar detrás de este suceso.

Los armadores del Virgen de Consolación, Carmen e Pilar y Islas de Santas se declaran "indefensos" ante la pasividad gubernamental para liberar la frontera, un tramo de entre 4 y 5 kilómetros, en la que llevan parados durante seis días los tráilers que deberían llevar su carga de pescado a Marruecos, según asegura a FARO el gerente de la Asociación de Armadores de Marín, Juan Martín Fragueiro. La carga, fundamentalmente merluza, está valorada en torno a los 180.000 euros, un total de 60.000 kilos repartidos en tres camiones frigoríficos propiedad de una empresa marroquí contratada desde Galicia.

Esta situación está causando estragos económicos tanto a la industria gallega como a otras empresas españolas y europeas, ya que no solamente están paralizados los transportes de pescado, sino también los de fruta y otras mercancías: "No podemos trasladar nuestro pescado para que llegue a los mercados en óptimas condiciones y, por otra parte, los aparejos que vienen en el camión de retorno no pueden llegar a los barcos", expone Fragueiro. El viaje habitual desde la pesca hasta la puesta en venta en el mercado de Cádiz suele durar unos dos días.

Disputas políticas en la zona

Los armadores gallegos dicen desconocer la motivación de los insurrectos que están prohibiendo el paso de norte a sur y viceversa, aunque el gerente de los armadores marinenses cree que podrían pertenecer al Frente Polisario. Este movimiento de liberación nacional emplea la lucha armada con el fin de evitar la colonización del Sáhara Occidental, provincia española número 53 hasta finales de los 70, con El Aaiún como capital, y área disputada entre Marruecos, Mauritania y la República Árabe Saharaui Democrática desde entonces -proclamada por el frente Polisario y reconocida oficialmente hasta la fecha por 82 estados-. Mauritania se retiró de la pugna, pero esta continúa entre Marruecos y la República Árabe. Con todo, este es un conflicto reincidente desde principios de año, pero hasta ahora se había solucionado porque los bloqueos eran más flexibles.

La flota de Marín tiene diez barcos faenando en aguas mauritanas: cuatro de arrastre y seis palangreros. Descargan en el puerto de Nuadibú, al norte del país, y transportan la mercancía por carretera hasta Tánger. Es en Tánger donde los camiones ahora retenidos toman el ferri hasta Algeciras para llevar la carga, finalmente, a la lonja de Cádiz. Un proceso de una duración habitual de algo más de 48 horas frente a las 144 horas que ya lleva anclado en la frontera. En total, los barcos gallegos realizan hasta 52 descargas al año por embarcación.

Compartir el artículo

stats