07 de noviembre de 2018
07.11.2018

Bruselas plantea mejoras para 2019 en el grueso de las cuotas de la flota gallega

Tan solo propone recortar un 14% en merluza de aguas ibéricas, por quinto año consecutivo, y en el rape de Gran Sol un 2%

07.11.2018 | 14:01
Barcos de cerco amarrados en Vigo.

La Comisión Europea ha lanzado esta mañana su propuesta sobre las posibilidades de pesca en el Atlántico y el mar del Norte para 89 poblaciones de pesca. De todas ellas, tan solo propone reducciones en 22 de ellas, afectando significativamente al cupo de la merluza capturada en aguas ibéricas (el quinto año consecutivo de recortes para este stock) en un 14% y en un 2% para el rape de Gran Sol.

El grueso de la propuesta de Bruselas recoge alzas, en algún caso muy importantes. Así, en la merluza del norte propone aumentos de entre el 23% y el 37%, dependiendo de la zona. Del mismo modo, en el gallo (o rapante) de Gran Sol proponen un 47% más, una muy buena noticia para la flota rapanteira de Vigo.

Así, la pesca de merluza sur, que se captura en el mar Cantábrico y frente a la costa portuguesa, quedaría fijado en 7.963 toneladas, mientras que el de la merluza norte, que se pesca el Golfo de Vizcaya, se elevaría hasta las 52.118 toneladas para el conjunto de la flota europea.

De la misma forma, la propuesta del Ejecutivo comunitario plantea recortes para el rape del Golfo de Vizcaya (-7%) y la cigala capturada en aguas portuguesas y el Golfo de Cádiz (-26%). También propone mantener cerrada la pesquería de cigala en el Cantábrico y prohibir las capturas de bacalao en aguas ibéricas y de platija del Gran Sol.

Por contra, además del aumento de la cuota de merluza del norte, Bruselas ha pedido incrementar las capturas de rape de aguas ibéricas (2%), el bacalao del Mar de Irlanda (6%), el jurel del Gran Sol, del Cantábrico y aguas portuguesas y del Golfo de Cádiz (un 20%, 18% y un 69%, respectivamente) y el gallo de aguas ibéricas y del Golfo de Vizcaya (35% y 40%, respectivamente).

Quedan pendientes de más análisis científico o de negociaciones en curso especies como la anchoa o boquerón del Cantábrico, la cigala del Gran Sol y del Golfo de Vizcaya y el rape capturado en aguas del norte.

Este reparto forma parte de la propuesta para los Totales Admisibles de Capturas (TAC) y cuotas de la flota europea para el Atlántico y el mar del Norte, que los ministros de Pesca de la UE tendrán que negociar y acordar en su última reunión del año, los días 17 y 18 de diciembre. En concreto, la Comisión Europea ha propuesto aumentos para de 27 stocks y recortes para otros 22, mientras que pide mantener las posibilidades de pesca establecidas en 2018 para 35 especies.

El objetivo establecido en la Política Pesquera Común (PPC) es que todas las especies se encuentren en 2020 en el Rendimiento Máximo Sostenible (RMS), aquel que permite las máximas capturas posibles para cada especie y al mismo tiempo mantiene niveles sostenibles en su biomasa. A un año de esta meta, de las 89 especies que recoge la propuesta, 53 se encuentran ya en un nivel sostenible.

Por otro lado, el 1 de enero de 2019 entrará en vigor la obligación de desembarque de todas los ejemplares capturados por los buques comunitarios, lo que significa que todas las capturas tendrán que llevarse a los puertos y no podrán tirarse al mar. La propuesta del Ejecutivo comunitario presentada este miércoles ya deduce las cantidades correspondientes a las excepciones acordadas.

"Nuestro deber colectivo es asegurar una buena transición a la obligación de desembarque desde el 1 de enero de 2019 y al mismo tiempo seguir progresando para lograr una pesca sostenible en 2020", ha destacado el comisario de Medio Ambiente, Asuntos Marítimos y Pesca, Karmenu Vella, quien ha defendido que la propuesta de Bruselas plantea "soluciones concretas" para ambos objetivos

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook