La gota de sangre

Emilia Pardo Bazán

Ilustración de la portada de "La gota de sangre".

Ilustración de la portada de "La gota de sangre".

Siruela, 84 páginas

Pardo Bazán fue pionera en España en el cultivo de la literatura detectivesca: antes de la publicación de La gota de sangre en 1911, no había en este país referente alguno de un género que ya triunfaba en otras latitudes.

Como señala Alicia Giménez en el prólogo: “Nos encontramos frente a una doña Emilia que subvierte todos y cada uno de los estereotipos del género. Se las compone para que el detective ocasional sea al tiempo un sospechoso de cara a los agentes de la ley: policías y jueces. Finalmente, sin despeinarse demasiado, toma las riendas de la investigación, participa en ella activamente y resuelve el crimen.

Gota sangre

Gota sangre