Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un verano invencible de Unidad y Armonía

Portada de Un verano invencible de Unidad y Armonía

Portada de Un verano invencible de Unidad y Armonía

Cuando un grupo se presenta en público con un álbum de versiones, es que está muy seguro de sí mismo. La formación Unidad y Armonía debutaron con Todo tiene su fin (2014), un disco homenaje a sus vecinos de Granada de los años setenta Módulos. Luego le dieron continuidad cuatro años después con un disco que mereció más atención por parte de la crítica, Uno de estos días. Ahora regresan con un disco que se pinta de verano en su título y en su portada, homenaje al esteta del diseño gráfico Saul Bass. Si un álbum empieza con referencias en su primer corte, Rayos de sol, a la enorme película El nadador (Frank Perry, 1968), no puede ser más que interesante, cuando menos. Y el resto del disco no desmerece, con versiones de artistas latinoamericanos (Soy una nube de Elia y Elisabeth y Esa luz de Los Espíritus) y poemas de la uruguaya Idea Vilariño y del chileno Gonzalo Rojas, a lo que suman paseos siempre emocionales, bellos por momentos, por el krautrock, el universo Morricone, el pop de cámara o el folk pop.   

Compartir el artículo

stats