Nuevos talentos afinan por la paz

60 estudiantes de música compiten en el XII Concurso de Corda Cidade de Vigo, en una edición que reivindica el espíritu reconciliador de la música ante los actuales conflictos

Seis de los participantes en la jornada inaugural de la XII del concurso de Corda Cidade de Vigo.

Seis de los participantes en la jornada inaugural de la XII del concurso de Corda Cidade de Vigo. / Javier Teniente

“La música ayuda a unir personas”, se muestra convencido Simão P. Lima Lamego, estudiante de violonchelo de Braga, que ayer participaba por segunda vez en el Concurso de Corda Cidade de Vigo. Coincide con Jordi Navarro, padre de Julia, la participante más joven de esta décimo segunda edición del certamen. “La mayoría de las veces es un trabajo en equipo con gente que piensa diferente para lograr un objetivo común”, explica el también músico, que quiere transmitir a su hija los buenos valores que rodean este mundo. “La música fue siempre un punto de unión, el nexo de la humanidad que abrazó distintas culturas”, destaca Elizabeth Taylor, la presidenta de la Asociación Galega de Instrumentos de Corda (AGIC), que lo organiza. Subraya que no pueden “ser ajenos a las guerras que están aconteciendo”, por lo que esta cita reivindica “ese espíritu reconciliador y pacificador de la música” y aboga porque el mensaje de estas nuevas generaciones “llegue a todos los rincones del planeta”.

En el marco del Conservatorio Superior de Música (CSM) de Vigo dio ayer comienzo la primera las cuatro jornadas de competición, en las que participan sesenta estudiantes de violín, violonchelo, viola y contrabajo, de entre 9 y 22 años, procedentes de diversos puntos de la península ibérica.

"Tocando siento alegría y me gusta que la gente vea que lo hago bien"

Julia Navarro

— Violoncellista de 9 años

Uno de los que ayer ensayaba en una de las aulas del conservatorio antes de la inauguración del concurso era el madrileño Daniel Valentino Chen Li, de 10 años. Su padre cuenta que en China, de donde es él, se introduce a los niños desde muy pequeños en diferentes disciplinas. “Queríamos ponerle algo interesante”, cuenta y añade que apostaron por ofrecerle un piano a los 3 años. A los 6 fue Daniel el que les pidió tocar el violín. Esta es la primera vez que compite presencialmente. Con la pandemia, en anteriores ocasiones lo hizo a través de vídeos. Se enfrenta a un nuevo reto. “Estoy nervioso”, admite este modesto nuevo talento que cree que destaca, quizás, porque empezó a tocar antes que sus compañeros. Ha ensayado “mucho” para la ocasión. Le dedica una o dos horas al día. Compite con “Aires gitanos”, de Pablo Sarasate y “Polish Dance”, de Severn.

"Es la primera vez que compito presencialmente; estoy algo nervioso"

Daniel Chen Li

— Violinista de 10 años

Le acompaña Alberto Sanz, con el que comparte profesor y que ya ganó en la categoría C de violín en el año 2019. “Este concurso está muy bien para empezar a probar”, subraya y agrega: “Tiene bastante caché y es bastante conocido”.

Cerca, en otra de las clases, practicaba con su cello Simão P. Lima Lamego, de 21 años. Para él, toda la preparación previa es más importante que la propia competición. “Te permite crecer como músico”, expone. Repite en el concurso, al que ya acudió hace dos años. Le gusta porque le facilita descubrir a otros intérpretes de violonchelo y el nivel que hay. “En mi zona ya nos conocemos todos”, señala.

De camino venía ayer Julia Navarro, la participante más joven, con 9 años. Con un padre intérprete y director, en su casa siempre han escuchado mucha música. Comenzó con el método Suzuki y ahora estudia violonchelo en el Conservatorio Profesional Arturo Soria de Madrid con Pilar Navarro. Fue una amiga del centro, de familia gallega, la que le habló del certamen Cidade de Vigo. Lo vieron como una buena oportunidad para combinarlo con una visita turística y conocer mejor la comunidad.

"Me gusta este concurso para conocer otros músicas y el nivel que hay"

Imao P. Lima

— Violoncellista de 21 años

Jordi considera que el concurso “está muy bien organizado por edades”. “Las valoraciones son complicadas cuando son pequeños porque se notan mucho las diferencias”, explica y aplaude que hayan dividido en hasta cuatro categorías por edades para una evaluación más justa.

Julia, que regala “miniconciertos” a sus familiares, toca habitualmente en público. Entre otras cosas, porque también participa en la Joven Camerata de la Orquesta y Coro de la Comunidad de Madrid. “Me gusta que la gente vea que toco bien”, cuenta. Ella siente “alegría” cuando interpreta, aunque eso no quita que no se ponga nerviosa en los concursos.

Las audiciones, que son públicas, se sucederán hasta el sábado. A las 18 horas se celebrará la gala de ganadores. El jurado está presidido por el director Maximino Zumalave e integrado por los músicos Enrique Iglesias, Leonardo Blanco, Miguel Rocha, Fernando Arenas, Iminas A. I. Kucibskas, Antonio Pereira y Marta Vélez.