Vigo se erige como nodo de rutas en autobús con la liberalización que plantea Competencia

La CNMC apuesta por desregularizar los viajes nacionales de menos de 100 kilómetros

Su cercanía a Oporto mejoraría servicios a norte y sur peninsular

La mayoría de las concesiones vigentes están caducadas y obsoletas

Viajeros y autobuses en la estación intermodal de Urzáiz.

Viajeros y autobuses en la estación intermodal de Urzáiz. / José Lores

Víctor P. Currás

Víctor P. Currás

Si la liberalización de la aviación “democratizó” los vuelos con la proliferación de las low cost desde comienzos de siglo y la del ferrocarril de Alta Velocidad ha disparado el número de viajeros en los tres principales corredores del país, la del autobús es solo cuestión de tiempo. La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha vuelto a incidir en la necesaria reforma de las rutas interurbanas por carretera, que continúan con el modelo vigente desde mediados del siglo XX. Y en esa desregularización de las rutas nacionales de menos de 100 kilómetros, Vigo sería una de las más beneficiadas debido a su cercanía a Portugal si se aprueba el cabotaje tal y como exige el reglamento 1073/09 aprobado por el Parlamento Europeo.

Esta propuesta permitiría que las empresas que cubren trayectos internacionales puedan transportar viajeros dentro del propio país. En el caso vigués, los autocares que unen Oviedo y Oporto no se detendrían solamente en la ciudad para dejar o recoger viajeros hacia el país vecino, sino que también aprovecharían esas plazas en territorio nacional. Actualmente, la capital asturiana está conectada mediante dos frecuencias diarias cuyo precio medio ronda los 50 euros y tardan entre 6 y 8 horas.

Si bien hacia el norte peninsular esta propuesta se limitaría al Principado, Cantabria o León –las rutas hacia Euskadi y el resto de Europa circulan vía Salamanca– las mejoras también llegarían hacia Extremadura o Andalucía con aquellas que atravesaran el interior luso desde Oporto y llegaran más rápido que por la Vía de la Plata.

Las propuesta bebe de las conclusiones del Estudio sobre el transporte interurbano de viajeros en autobús publicado en junio de 2022. En él también apuesta por mejorar los pliegos de las concesiones vigentes, ya que la mayoría tienen su origen en las rutas creadas arbitrariamente durante el franquismo y cuentan con un esquema que apenas se alteró desde los ochenta.

Según los datos del sector, entre 2009 y 2019 el transporte en autobús interurbano cayó de los 45 millones de pasajeros anuales a los 30. Esta tendencia, al igual que con los trenes nocturnos desaparecidos durante la pandemia, contrasta con la nueva etapa dorada que viven el resto de Europa. Además, el precio medio por billete es de 0,068 euros por kilómetro, casi un 90% más que en Italia o Francia.

[object Object]

1) Normativa europea

El Parlamento Europeo aprobó en 2009 el cabotaje para trayectos internacionales, pero España no lo aplica.

2) Sistema obsoleto

Pese a la modernización del tren y el avión, los autobuses siguen los mapas diseñados durante el franquismo.

Nuevo mapa concesional

Dentro de esta revolución, el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana presentó en abril de 2022 su propuesta para la “Definición del nuevo mapa concesional de servicios regulares de transporte por carretera”. Según sus datos, el 64% de las mismas están caducadas o han sido anuladas por los tribunales, por lo que optan por reagruparlas en 22 corredores en base a criterios sociodemográficos y territoriales, potenciando los puntos generadores y transfiriendo a las comunidades autónomas las líneas que las vertebran.

Es el caso de la línea que conecta la ciudad con Madrid el tiempo de viaje es de 8 horas al tener que parar en pueblos y villas debido a las condiciones establecidas en la concesionaria. Actualmente está explotada por el Grupo Avanza (propiedad de la mexicana ADO) y su precio por billete no baja de los 60 euros, superando notablemente a las ofertas que se pueden encontrar en tren y avión y que emplean la mitad de tiempo.