El Oceanográfico cambia de dirección en plena polémica por el abandono del centro

Rosa Figueroa sustituye en el cargo a Pablo Carrera, que lo ocupaba desde 2020, y deberá afrontar el deterioro de las instalaciones a la espera del anunciado plan de reforma integral

Instalaciones del Oceanográfico de Vigo, en cabo Estai.

Instalaciones del Oceanográfico de Vigo, en cabo Estai. / ALBA VILLAR

S.P.

El Oceanográfico cambia de dirección en uno de los momentos más críticos de su larga y exitosa historia debido al abandono de sus instalaciones y ante la falta de un plan claro de inversiones para acometer las obras necesarias. Rosa Figueroa, hasta ahora vicedirectora del centro, releva en el cargo a Pablo Carrera, que lo ocupaba desde septiembre de 2020.

El IEO anunció ayer, a través de un comunicado, su nombramiento, que se formalizó el pasado día 13, y también el de Izaskun Preciado al frente de Santander. De esta forma, por primera vez en la historia del organismo nacional de investigación hay más directoras que directores al frente de los nueve centros que integran su red territorial.

Y, en el caso de Galicia, las jefaturas pasan a ser exclusivamente femeninas ya que el Oceanográfico de A Coruña está dirigido desde 2021 por Luz García.

Rosa Figueroa, en el centro, con Luz García, directora de A Coruña, y Alma Hernández, vicedirectora de Gijón.

Rosa Figueroa, en el centro, con Luz García, directora de A Coruña, y Alma Hernández, vicedirectora de Gijón.

Figueroa es la tercera mujer que dirige el centro en sus más de cien años de actividad después de Victoria Besada (2015-2020) y de Beatriz Reguera (1991-1993), la primera en ocupar el cargo y con la que además comparte ámbito de investigación, las microalgas nocivas que causan las mareas rojas.

Licenciada en Ciencias del Mar por la Universidad de Vigo y doctora en Limnología y Ecología Marina por la de Lund, Rosa Figueroa ejerció durante cuatro años como profesora en la institución sueca antes de regresar a España en 2016 con un contrato Ramón y Cajal. Su destino fue el Oceanográfico, donde posteriormente obtuvo la plaza de investigadora distinguida.

La fitoplanctóloga y ecóloga marina asume la dirección del centro vigués, el más importante de la red del IEO, en un momento muy delicado. La sede actual, inaugurada en 1986, se encuentra en un lamentable estado de deterioro, tal y como revelan recientes informes exteriores encargados por sus responsables, así como un estudio de 2014 que ya establecía acciones para frenar el mal estado estructural. Sobre el contenido de todos ellos ha ido informando FARO a lo largo de este año.

La nueva directora, Rosa Figueroa.

La nueva directora, Rosa Figueroa.

La situación ya ha obligado a restringir el acceso a la nave de cultivo, donde se han logrado avances punteros en la cría de especies tan importantes como el rodaballo, el pulpo o la merluza. Y sus trabajadores se ven obligados a acceder a sus instalaciones con casco ya que su estado es “potencialmente ruinoso” y tendrá que ser demolida por completo.

Además, las campanas de extracción de gases de los laboratorios tienen problemas de evacuación y los sistemas de anclaje del edificio administrativo sufren daños “de graves a severos”.

Una inversión necesaria de 10 millones

El IEO ha cifrado en 10 millones de euros la inversión necesaria para evitar el colapso del centro de cabo Estai, pero este ambicioso plan de reforma integral depende de la concesión de fondos europeos vinculados a los Next Generation y todavía no se ha producido ninguna noticia al respecto.

Sin embargo, los Presupuestos Generales del Estado sí contemplan 10,5 millones para la nueva sede de Palma y otros 600.000 para la reforma del centro de Gijón.

A principios de año, la dirección del IEO elaboró un plan de desalojo y reubicación del personal a otras zonas de la sede como el salón de actos, pero también a otros centros de investigación de la ciudad como la Estación de Ciencias Marinas de Toralla (UVigo) o el Instituto de Investigaciones Marinas-CSIC en Bouzas.