Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El ingeniero vigués Guillermo Fernández revalida su título de mejor orador de España

El equipo de la Universidad de Vigo se proclama subcampeón de la Liga Española de Debate Universitario (LEDU) tras una reñida final frente al de Málaga

Guillermo Fernández con la americana que recibió por ser el mejor orador de España. //LEDU

“Estoy en un sueño, sigo sin creérmelo”. El ingeniero de la UVigo Guillermo Fernández se convirtió ayer por segundo año consecutivo en el mejor orador de la Liga Española de Debate Universitario (LEDU) . Y no fue la única buena noticia de la competición que reunió este fin de semana en Zaragoza a estudiantes de 14 instituciones de todo el país. El equipo olívico se proclamó subcampeón tras una reñida final en la que acabaron por imponerse los argumentos de Málaga sobre los efectos de la virtualización en la democracia.

El éxito vigués es digno de aplauso puesto que su presencia en este tipo de torneos es muy reciente y se debe al esfuerzo de la asociación estudiantil Retórica. En la edición de 2021, el equipo ya quedó entre los ochos primeros y, en mayo de este año, se alzó con el torneo nacional LEDU Cátedras Telefónica en las disciplinas STEM.

“Ninguno nos podíamos imaginar la proyección que hemos tenido. A lo largo de este año fuimos a todos los torneos que pudimos y este resultado es fruto de todo el esfuerzo y trabajo realizado. Somos una asociación creada por y para estudiantes y es un orgullo haber progresado de esta manera y que las nuevas generaciones se impliquen con tanta pasión como nosotros en el debate y que también disfruten”, destacaba Fernández ayer, durante el viaje de vuelta a Vigo.

El equipo vigués recoge su premio en presencia de Albert Rivera.

El equipo vigués recoge su premio en presencia de Albert Rivera. LEDU

La asociación Retórica nació en Telecomunicaciones y la mayoría de integrantes proceden de esta escuela y de su vecina Industriales. El equipo que se proclamó subcampeón de la LEDU lo completan otros tres ingenieros que ya participaron en el torneo de 2021 –Santiago Janeiro, Martín Blanco y Laura Bacariza–, junto con los recién incorporados Tomás Aparicio, de ADE-Derecho, e Inés Túñez, de Traducción e Interpretación.

“El año pasado éramos todos ingenieros. Siempre hemos sido muy disruptivos. Pero abrirnos a otras áreas es muy enriquecedor. Cualquier persona necesita hablar en público. Bien con su familia y amigos, o bien en el ámbito laboral para presentar un proyecto o defender una idea ante su equipo. Son habilidades necesarias en cualquier sector y qué mejor manera de ir practicando que con estos debates. El crecimiento que experimentas es impresionante y además te permite conocer gente y viajar por toda España”, celebra Fernández.

Los vigueses ya conocían al otro equipo finalista desde la competición del año pasado: “Cuando dijeron su nombre nos alegramos como si hubiésemos ganado nosotros. He practicado muchos deportes y la deportividad que existe en la LEDU no la había visto nunca. Nos reciben con cariño allá donde vamos”, agradece.

Guillermo Fernández, con su premio. LEDU

La final de la décima edición estuvo protagonizada por dos universidades públicas y al equipo vigués le tocó defender la postura a favor, lo que implica “llevar la carga de la prueba”, pero el jurado acabó decantándose por los argumentos contrarios de Málaga. El exlíder de Ciudadanos, Albert Rivera, tuvo palabras para el ingeniero de la UVigo durante su intervención en el Auditorio de Zaragoza. “Me llegaron al corazón. Dijo que la LEDU busca talentos y valores como los que yo reflejo. Me pareció muy emotivo. Estuve llorando todo el tiempo”, reconocía ayer entre risas.

Entre los miembros del jurado también se encontraban expertos en oratoria y representantes de empresas como Telefónica, Seur o Smurfit Kappa, además del alto comisionado contra la pobreza infantil del Gobierno, Ernesto Gasco, en calidad de invitado de honor.

El equipo vigués, en una sesión previa a la final. LEDU

El equipo vigués, que compite con presupuestos mucho mayores, se lleva además un premio de 3.000 euros, que le ayudará a financiar sus actividades y desplazamientos: “Sería un acierto que la Universidad nos apoyase más porque hemos hecho las cosas bien y le damos prestigio”.

Por su parte, Fernández también se lleva una llamativa americana confeccionada por El Ganso para la ocasión. Un “recuerdo” más de una etapa universitaria que finalizaba en septiembre y a la que, por ahora, no le seguirá otra en la política, un ámbito tan necesitado de gente capaz de debatir con argumentos: “No me cierro puertas, pero no es mi preferencia”.

“Han sido los años más felices de mi vida, en los que he conocido a gente maravillosa y los que más me han cambiado. Lo que me ha aportado a LEDU no tiene precio”, concluye.

Compartir el artículo

stats