Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El centro de salud de Lavadores, referente en la lucha contra el tabaquismo

Sanitarios de Lavadores, con camisetas de concienciación.

El centro de salud de Lavadores no es un ambulatorio más. Desde hace once años allí funciona una unidad integral que ayuda a la gente a dejar de fumar, y es la única completamente especializada en ello que opera en la Atención Primaria del área sanitaria de Vigo (el sistema hospitalario sí que cuenta con varias).

En otros centros hay médicos de cabecera que ayudan a pacientes a abandonar este hábito nocivo, pero no tienen una estructura formada como la que hay en Lavadores, donde el doctor Jorge Quintana, al frente de la unidad, junto al también facultativo Carlos Gabián y la enfermera María Concepción González, se encargan de ayudar a la población adscrita a este centro de salud a dejar atrás la adicción a la nicotina. “La mayoría de pacientes que nos llegan llevan más de diez años fumando”, explica el doctor Quintana.

Por eso buena parte de las personas que son derivadas a su consulta están en torno a los cuarenta años. También acuden pacientes que superan los sesenta e incluso los setenta y otro perfil es el de mujeres que se quedan embarazadas y que buscan ayuda para dejar de fumar.

A este dispositivo de deshabituación tabáquica se puede llegar de dos formas: una persona quiere abandonar el tabaco y le comunica a su médico de cabecera que necesita ayuda y éste lo deriva al equipo especializado en antitabaquismo, o bien es el propio facultativo de familia el que le transmite al paciente que es necesario empezar un tratamiento.

A partir de ahí, se agenda una primera consulta con los médicos de la unidad en la que se entrevista al fumador y se plantean los objetivos de partida para el tratamiento, que está formado por dos procesos: por un lado la prescripción de fármacos y por otro terapias individuales o colectivas para combatir la adicción, entre las que se incluye psicoterapia que ayude a prevenir posibles recaídas.

“No nos gusta hablar de porcentajes porque podría desanimar o hacer que se confíe a la población que esté pensando en iniciar un proceso para dejar atrás el tabaco. Pero siempre transmitimos que nuestro objetivo es que todos los pacientes que pasen por aquí dejen de fumar. Es necesario enviar un mensaje positivo a la población y transmitirles que quienes quieren, pueden dejar atrás esta adicción, y los beneficios a corto plazo son muchos”, explica Jorge Quintana.

Los motivos que llevan a alguien a dar el paso y buscar ayuda profesional son variados. Por ejemplo, la aparición de la fatiga, que algún familiar fumador sea diagnosticado con cáncer o padres que quieren dar ejemplo a sus hijos. “Lo importante es encontrar una motivación. Hay que tener en cuenta que la nicotina es la sustancia adictiva que más se consume en el mundo y la adicción a ella es muy potente y, pese a todo, el tabaco sigue siendo accesible y legal”, lamenta el director de la unidad de antitabaquismo de Lavadores.

Hay que tener en cuenta también que algunos fumadores no buscan ayuda profesional hasta que le diagnostican alguna enfermedad provocada por el tabaco, como puede ser la Enfermedad Pulmonar Constructiva Crónica (EPOC).

Precisamente hoy 31 de mayo es el día mundial sin tabaco y en el centro de salud de Lavadores se instalará una mesa informativa en la que se informará a los fumadores de las opciones que tienen para dejar este hábito tan nocivo para su salud. Es una de las iniciativas informativas que se pondrán en marcha en el área sanitaria de Vigo a lo largo de la jornada de hoy para concienciar a la población sobre los perjuicios a la salud que provoca la nicotina y las soluciones que tienen a su disposición los fumadores en el sistema sanitario.

Ribera Povisa anunció ayer, por su parte, que ha puesto en marcha un completo programa de chequeos pulmonares para anticiparse a posibles enfermedades y que está dirigido a fumadores o exfumadores de más de 50 años. Hay que tener en cuenta que un diagnóstico precoz del cáncer de pulmón, por ejemplo, es clave para conseguir la curación.

Compartir el artículo

stats