Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“Gooffy me ayuda a levantarme”

Asem Vigo recupera la terapia con perros para pacientes con enfermedades neuromusculares

Lara y Gooffy en un ejercicio de psicomotricidad en Asem. Cedida

A Lara Urdiales, la fuerza física empieza a flaquearle. No así la mental. Su reto inmediato es terminar el Camino de Santiago que recorre de manera adaptada un día al mes. A los 7 años comenzó a andar de puntillas y poco después vendría el debilitamiento de brazos y piernas. Diagnóstico: distrofia muscular de la cintura pélvica, una enfermedad degenerativa que pese a la silla de ruedas que lleva como compañera de viaje, ella y su madre, Elena, luchan cada día porque su vida siga siendo igual de plena. Así es como hace tres años llegaron a la Asociación Gallega contra las Enfermedades Neuromusculares (Asem), situada en Vigo y conocieron a Gooffy, que se convertiría en un nuevo “mejor amigo” por una larga temporada.

El próximo mes de abril Asem volverá a abrir sus puertas a las terapias que tenían puestas en marcha antes de la pandemia. Una de las más fructíferas es el tratamiento de la enfermedad a través de ejercicios y vinculación con el can. “Una vez que el niño llega, el perro ya va a la puerta a recibirlo y mediante el juego con el perro la evolución se nota a lo largo del tiempo. Sabemos que son enfermedades en donde el resultado se aprecia de manera lenta. Pero la cara de felicidad de los niños lo paga todo”, explica Manuel Rego, presidente de Asem Vigo.

Las mejoras en psicomotricidad o en el estado anímico son dos de los muchos beneficios que los pacientes como Lara reconocen como vitales. “Cuando estaba tumbada me servía de apoyo. A la hora de ponerme de lado para intentar incorporarme se ponía por detrás para servirme de apoyo y me ayudaba a levantarme. Cuando le cepillaba me gustaba mucho”, recuerda Lara. “Sí notamos mejoría. A ella le costaba mucho levantarse y acostarse, y en eso Gooffy le ayudó mucho. Pero sobre todo es que salía de allí muy animada”, añade su madre, Elena.

A sus 12 años practica todo tipo de actividades que no requieren un gran ejercicio físico como las clases de dibujo, a las que acude periódicamente, o bien, aquellas en las que se pueden adaptar los recursos para su correcto desarrollo, como la bici o la natación. “Hago andainas que me gustan mucho. Siempre con la moral alta”, insiste.

Equinoterapia

Algo tan básico como acariciar a al animal ya supone un “gran ejercicio de movilidad” para las articulaciones. “Recuerdo una vez otro niño que cuando entró le asustaban los perros y cuando salió, caminaba apoyado en él”, añade Rego. Además de la terapia con canes, Asem también oferta talleres con caballos, que los pacientes describen como una experiencia muy estimulante. “Solo el calor que desprende y la postura en la que el paciente está colocado ya hace mucho. Ese calor es muy bueno para las articulaciones y el movimiento que solo hace el animal es muy beneficioso”, destaca.

Una de las novedades de la próxima reapertura de Asem es la inclusión de usuarios adultos en este tipo de terapias, que hasta el momento, estaba reducida solo a niños. “Será un proyecto muy ambicioso que nos llevará a poder extender las terapias por toda Galicia, a través de clínicas especializadas gracias al apoyo de la Xunta y del Grupo Costa Verde”, adelanta. Las terapias son totalmente gratuitas para los socios de la entidad y el servicio de fisioterapia tiene un pequeño copago, ya que, los tratamientos para “este tipo de enfermedades no entran por la Seguridad Social”.

Compartir el artículo

stats