Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El catedrático Emilio Fernández no repetirá como candidato en las elecciones a rector

El líder de Ideas que Suman renuncia a liderar una lista por “razones personales”

Emilio Fernández. Marta G. Brea

El catedrático de Ecología Emilio Fernández renuncia a repetir como candidato en las próximas elecciones de la UVigo aduciendo “razones personales”, por lo que no volverá a competir en las urnas con el actual rector, Manuel Reigosa, quien ya fue proclamado como aspirante al frente de su grupo el pasado noviembre.

Durante los últimos cuatro años, el que fuera director del Campus del Mar desde 2009 hasta los comicios de 2018 ha ejercido como líder del colectivo Ideas que Suman y portavoz de la oposición. Pero ahora prefiere centrarse en su labor académica.

“Tengo 60 años y he llegado a una etapa de mi trayectoria profesional en la que quiero dedicarme a mi trabajo en la investigación y la docencia y a escribir. Hubo un momento de dedicación a la gestión e hice un intento, pero ya no está entre mis objetivos ocupar los últimos años de mi carrera profesional en ello”, explica Fernández.

Todavía desconoce si el grupo que había encabezado hasta ahora seguirá adelante con otro candidato o desaparecerá en caso de que surja una nueva plataforma. “Todo dependerá de que cuaje algo y de que alguien quiera encabezarlo”, añade.

Reigosa, único aspirante confirmado

Lo cierto es que a tres meses de las elecciones, Manuel Reigosa sigue siendo el único candidato que ha dado un paso al frente e incluso ha animado a la comunidad universitaria a que se presenten otras alternativas.

La cita con las urnas tendrá lugar entre finales de abril y principios de mayo y los plazos legales se acercan. En las elecciones de 2018 la presentación de candidaturas se desarrolló en la primera semana de marzo, de forma que apenas resta un mes para que se materialicen posibles opciones.

Según ha podido saber este periódico, en las últimas semanas se han producido algunos movimientos entre miembros de la comunidad universitaria descontentos con algunas de las actuaciones del actual equipo de gobierno.

Una de las decisiones que generó más rechazo fue el traslado de facultades desde el campus al centro de Vigo, llegando a crearse incluso una plataforma. Pero habrá que esperar a las próximas semanas para saber si todo este malestar se concreta en una candidatura.

Votaciones en las elecciones de 2018. JOSE LORES

A lo largo de su historia y sin tener en cuenta el primer mandato de Luis Espada (1990/94), el Rectorado de la Universidad de Vigo siempre ha sido disputado por dos candidatos. Excepto en 2014, cuando Salustiano Mato revalidó su cargo en unas elecciones atípicas sin competencia.

Los últimos comicios de 2018 supusieron la recuperación del bipartidismo académico y también la desaparición del grupo Alternativa Universitaria, que había gobernado la institución desde la llegada de Domingo Docampo en 1998.

Reigosa, que formó parte de ese colectivo y llegó a ser vicerrector en el equipo de Alberto Gago, se presentó hace 4 años al frente de un nuevo grupo, H2040, que aspiraba a liderar un cambio en la institución.

Emilio Fernández fue tildado de continuista por su rival, aunque nunca perteneció a Alternativa Universitaria y siempre defendió que su plataforma integraba distintas sensibilidades.

Finalmente, las urnas arrojaron un claro resultado a favor de Reigosa, que logró el apoyo de todos los sectores y consiguió el 57,55% de los votos ponderados.

Papeletas a favor y en contra en caso de una sola opción

Las insólitas elecciones de 2018 , con un único candidato, provocaron un desplome de la participación hasta el 8,6% –en el caso de los alumnos, solo votó un 3%– y Mato revalidó su cargo con más sufragios reales en blanco (908) que a favor (751).

Un grupo de profesores llegó a presentar una denuncia para exigir que también hubiese una papeleta en contra, pero el proceso no prosperó y el juez no llegó a paralizar los comicios ni ordenar su repetición. Sin embargo, el marco legal ha cambiado y en caso de que Reigosa concurra finalmente en solitario ahora sí se podrá votar en contra.

Los nuevos estatutos de la UVigo, que entraron en vigor en febrero de 2019, señalan que si solo hay una candidatura, ésta “tiene que conseguir mayor número de votos a favor que en contra”.

“En consecuencia y de ser el caso, tal circunstancia se deberá reflejar asimismo en las correspondientes papeletas”, aclara el secretario xeral de la institución, Miguel Ángel Michinel.

En caso de contienda, el artículo 8 de los estatutos de la UVigo también señala que la candidatura que logre el apoyo de más de la mitad de los votos válidamente emitidos será proclamada ganadora. Si ninguna lo alcanza, habrá una segunda vuelta a la que solo podrán concurrir las dos más votadas. Y se elegirá a la que logre mayoría simple.

Compartir el artículo

stats