Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un tatuaje para borrar el mal recuerdo del cáncer de mama

6

Tatuajes para borrar el mal recuerdo del cáncer de mama Marta G. Brea

“¡Qué pasada! Es increíble. Es que parece real... Quedó incluso mejor de lo que me esperaba, está genial, no me lo esperaba tan real. El resultado me impresiona mucho”.

Povisa implanta una novedosa técnica de reconstrucción permanente y serán los propios profesionales los que tatúen a las pacientes

Estas fueron sus primeras palabras al verse reflejada en el espejo y contemplar su nuevo tatuaje. No era capaz de contener su alegría, porque después de años por fin vuelve a tener su mama izquierda con areola y pezón, y emocionada dice: “Es un artista este chico, estoy contentísima”.

“El resultado me impresiona mucho. Quedó incluso mejor de lo que me esperaba”

Almudena Díaz - Paciente recuperada de cáncer

decoration

Almudena Díaz asegura que realmente ella no tenía “tanta necesidad” por volver a verse con el pezón dibujado, porque comenta que “para mí lo prioritario es estar sana, pero ya que me brindaron la oportunidad, pues me parece estupendo.

Tatuajes para borrar el mal recuerdo del cáncer de mama

Tatuajes para borrar el mal recuerdo del cáncer de mama Marta G. Brea | Marta Clavero

Para otras compañeras sí que sé que es muy importante verse completas, también con la reconstrucción de la mama”. Se trata de la primera paciente recuperada de cáncer de mama que ha podido tatuarse de forma permanente la areola y pezón en el Hospital Povisa, después de que la semana pasada el centro implantara esta novedosa técnica.

Almudena Díaz MARTA G. BREA

Acompañada de su ginecóloga, Elena Figueiredo, y de dos profesionales de enfermería, Almudena Díaz relata su historia recordando que fue diagnosticada en 2016 y tuvieron que extirparle una mama entera. Posteriormente, con la quimioterapia y la radioterapia le quedaron secuelas y en la actualidad convive con una neuropatía periférica en manos y pies que le impide hacer vida normal, “aunque del cáncer estoy curada”, apunta.

  • El tatuador vigués del cáncer de mama: "Las clientas se emocionan al ver su pezón terminado"

Formación a profesionales

Escucha atenta en la sala las indicaciones que le da Álvaro Quesada. Él es el profesional que dentro de unos minutos se va a ocupar de tatuarla y se ha desplazado expresamente a Vigo desde Madrid para impartir la formación necesaria a las profesionales de Povisa, puesto que a partir de ahora será la enfermera gestora de casos del área de mama o la ginecóloga responsable del caso las que tatúen a cada mujer, cerrando así el círculo que comenzó con la primera consulta en la que fue descubierto el tumor.

"El tatuaje permanente permite a las pacientes pasar página de forma definitiva”

Álvaro Quesada - Tatuador profesional

decoration

Quesada comenta que se especializó en esta técnica hace seis años. En aquel momento, tan solo se hacía en Estados Unidos y en España fue en el Hospital público de Torrejón de Ardoz, en Madrid, en donde empezó a implantarse. “El objetivo era ofrecer un servicio añadido y estar a la vanguardia de nuevas técnicas que se puedan fusionar con el ámbito médico. Una de ellas era el tatuaje permanente para las pacientes de cáncer de mama y descartar la micropigmentación, que con el tiempo se va degradando y hay que retocarla. El permanente permite así a las pacientes pasar página de forma definitiva”, señala Álvaro.

Álvaro Quesada Tatuador profesional

Este tatuador también tiene su propia historia, y es que un tumor benigno en el nervio óptico fue la causa de que perdiera la visión de un ojo en 2013. Fue este revés el que lo llevó a reinventarse y desde entonces se dedica a ayudar a que las pacientes de cáncer de mama puedan finalizar su proceso oncológico a nivel estético.

  • "Cuando me dieron el diagnóstico fue un shock, pero no tengo miedo"

    Este martes se celebró el Día Internacional de la lucha contra el Cáncer de Mama, batalla que también libra Montse, una viguesa que aboga por "hablar de la enfermedad para que no haya tanto tabú"

Terminar el proceso

Tras realizar un marcaje con un plantilla de circunferencias, mientras prepara la aguja y las tintas para iniciar la reconstrucción en el pecho de Almudena, Quesada indica que “con las formaciones, lo que procuro es que cualquier equipo profesional pueda seguir avanzando de manera autónoma y aliviando una lista de espera que en muchos hospitales empieza a ser ya de varios años. Para las pacientes supone sentirse completas, recuperar su identidad”.

“Para los profesionales esta técnica supone terminar el cuidado de las pacientes ”

Elena Figueiredo - Ginecóloga del hospital Povisa

decoration

En el momento en el que Álvaro enciende la aguja y recuerda a las sanitarias presentes los primeros pasos para empezar el tatuaje, las profesionales observan cómo la carga y diluye los pigmentos para lograr un aspecto más realista. Entre ellas se encuentra Elena Figueiredo, la ginecóloga de Almudena, quien señala que “para nosotras poder aprender esta técnica y aplicarla en nuestras pacientes es la guinda del pastel, porque supone terminar los cuidados de las pacientes y dejarlas perfectas.

Frente a la técnica de la micropigmentación proporciona un resultado definitivo

Nos encontramos con que muchas rechazan la micropigmentación porque tienen que volver a retocarse y, después de haber pasado por un proceso tan duro, no quieren volver al hospital”.

Contenta con la obra de Álvaro, Almudena se anima a lanzar un mensaje a las pacientes oncológicas, a las que con cariño les dice que “no desesperen, paso a paso”.

Un proceso indoloro y con un “feedback” positivo

Los profesionales aseguran que el proceso del tatuaje de areola y pezón es “indoloro” para las pacientes, que requiere unos cuidados muy básicos y, hasta la fecha, el “feedback” que se ha recibido por parte de las mujeres que se han animado a tatuarse ha sido “muy bueno y muy positivo”. Si bien no está tan relacionado con la salud, para muchas supone completar el proceso.

Cuidados posteriores al tatuaje de areola y pezón

Durante los días posteriores, las pacientes tatuadas deberán realizar una serie de cuidados para lograr un buen resultado. Transcurridas tres o cuatro horas, tendrán que realizar un primer lavado con agua y jabón, secar la zona y aplicar una fina capa de crema para tatuajes. Lo ideal es que esté al aire libre el mayor tiempo posible, evitando su exposición al sol.

Compartir el artículo

stats