Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las comunidades de vecinos prevén conflictos por los ruidos de las lavadoras por la noche

Vecinos entrando en un edificio de viviendas en Vigo.

Vecinos entrando en un edificio de viviendas en Vigo. Alba Villar

Calma chicha en las comunidades de vecinos de la ciudad desde el inicio de la nueva facturación eléctrica por horarios. Según varios administradores de fincas consultados, de momento no se han registrado apenas quejas por los ruidos generados por poner la lavadora durante la madrugada, el tramo horario en el que la tarifa es la más barata, al igual que los fines de semana. El principal motivo es obvio: las familias todavía no han recibido la factura con la nueva tarificación, en la que se espera que al mantener todavía hábitos antiguos tengan que pagar una cantidad considerablemente superior a los meses anteriores.

Roberto González, administrador de fincas en Segurcom, reconoce que “cuando empiecen a llegar las facturas y vean las subidas en lo que tienen que pagar, prevemos que haya un aluvión de quejas por ruidos de lavadoras durante la noche en los edificios de viviendas”, explica. De momento, no se ha vivido ninguna incidencia de este tipo más allá de algún problema puntual. Desde el propio Colegio Oficial de Admistradores de Fincas de Galicia (Coafga) están realizando un sondeo entre sus colegiados para estar al día sobre este aspecto y detectar cualquier problema que pueda surgir.

No obstante, lo que pueda suceder en los próximos meses es bastante imprevisible. Hay administradores como Álvaro Constenla, de Fincas Silveira, que considera que debido a que la nueva factura de la luz no plantea demasiadas opciones a la ciudadanía, tras la llegada de la primera factura todos los afectados por el encarecimiento pondrán la lavadora en horas valle, es decir, entre las doce de la noche y las ocho de la mañana. “Creemos que va a ser algo generalizado y por eso no creemos que vaya a haber demasiadas quejas, porque al final es algo que afecta a todo el mundo. Estamos un poco a la expectativa”, explica este profesional.

En este sentido, desde Coafga se apunta a la necesidad de revisar las diferentes normativas de contaminación acústica de cada municipio, porque se podría dar el caso en función del concello de que un ruido por encima del permitido derivado del centrifugado por la noche incluso podría conllevar alguna sanción económica.

Garajes

Las preocupaciones actuales en los edificios de vecinos llegan desde otro ámbito. Y es que en la comunidad gallega hay en la actualidad centenares de garajes que ni tienen un correcto mantenimiento ni disponen de los certificados de seguridad necesarios, por lo que se exponen a sanciones elevadas en caso de siniestro, según advierten desde Coafga.

El colectivo aclara que recientemente se produjo un cambio en el epígrafe de “baja tensión” del reglamento electrotécnico, que exige la desclasificación de atmósferas explosivas (ATEX). Este directiva afecta a espacios con riesgo de incendio y explosión, entre los que se encuentran los garajes públicos y privados con más de cinco plazas de superficie, la mayoría de los que hay en Galicia. Los organismos de control son los encargados de solicitar la desclasificación durante las inspecciones periódicas obligatorias del recinto de aparcamiento que se realizan cada cinco años, debidamente cumplimentado y firmado por un técnico competente.

Se considera un defecto grave no entregar ese documento y, en caso de no presentarlo en el plazo exigido, podría implicar requerimientos por parte de la Dirección General de Industria y/o sanciones a la comunidad de propietarios. Los organismos de control son los encargados de solicitar la desclasificación durante las inspecciones periódicas obligatorias del recinto de aparcamiento que se realizan cada cinco años, debidamente cumplimentado y firmado por un técnico competente. El colectivo recuerda que se debe disponer de una ventilación suficientemente asegurada para extraer el aire viciado y renovarlo por aire limpio, y así disminuir el riesgo de incendio o explosión en los garajes a límites aceptables, disminuyendo la zona ATEX (atmósfera explosiva).

Compartir el artículo

stats