Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una foca robot y gafas de realidad aumentada para combatir la ansiedad de los mayores

Un usuario de DomusVi Salesas acaricia a Nuka, la foca robot

Un usuario de DomusVi Salesas acaricia a Nuka, la foca robot

La pandemia se ha cebado con las residencias de mayores, con centenares de fallecidos por el COVID. La vacunación ha sido la tabla de salvación para estos centros, que poco a poco empiezan a recuperar la normalidad. Y la última tecnología empieza a estar muy presente. Es lo que sucede en el centro DomusVi Salesas, ubicado en Teis. Este geriátrico tiene dos proyectos en marcha muy novedosos y que han incluido en sus terapias. En primer lugar la foca robotizada a la que han llamado Nuka y que reacciona tanto al tacto como a la voz. “Funciona muy bien para las personas con demencia, porque sienten que tienen algo vivo entre las manos. Nuka reacciona cuando la acarician y gruñe como lo puede hacer cada animal. Además también se mueve cuando le hablan. A los residentes con estados de agitación el hecho de tener la foca entre sus manos les calma”, explica la directora del centro, Marisol López.

Con esta terapia de estimulación sensorial se consigue reducir los problemas de ansiedad y tristeza ayudando a suprimir comportamientos negativos como la agresión o la agitación mejorando así su calidad de vida. Está demostrado también que la utilización de este recurso disminuye el riesgo de caídas.

Una residente de DomusVi Salesas, con las gafas de realidad virtual.

Otra de las tecnologías estrella que está triunfando entre los residentes de DomusVi Salesas son las gafas de realidad virtual. A través de un teléfono conectado a ellas, los trabajadores les ponen a los usuarios vídeos que estos ven en realidad aumentada. Por ejemplo, a una señora que vivió muchos años en Francia le suelen poner imágenes de París y a otra que le gustan los documentales vídeos de safaris.

“Utilizamos estas gafas de manera frecuente ya que somos conscientes de lo que disfrutan de ellas. Han visto elefantes y leones, se han sumergido en el océano y hasta han podido disfrutar de un paseo en globo. La calidad de los vídeos es muy buena por lo que les traslada de una forma muy real al contenido que están visualizando”, apuntan desde la residencia. Son una herramienta sencilla y eficaz en terapias dirigidas, ayudan a rebajar la ansiedad, mejorar la agudeza visual, la memoria a corto plazo y activar recuerdos del pasado, además de mejorar el estado de ánimo.

Una residente de DomusVi Salesas, con las gafas de realidad virtual.

Compartir el artículo

stats