Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Coronavirus en Galicia

El confinamiento de un buque pone en jaque a la terminal de vehículos de Vigo

El buque "Prometheus Leader", atracado esta mañana en la terminal de vehículos de Vigo.

El buque "Prometheus Leader", atracado esta mañana en la terminal de vehículos de Vigo.

La peor noticia que podría esperarse para la terminal de vehículos del puerto de Vigo. Con un importante volumen de vehículos a la espera de embarcar ha surgido un imprevisto en la cadencia de los buques que agrava la situación de la congestionada campa. A esto ya están acostumbrados los operadores cuando a causa de los temporales pasan los días pendientes de escalas que alivien el megaestacionamiento. Pero en estos casos la normalidad se recupera relativamente pronto, no en dos semanas que es el tiempo que desde ayer deberá permanecer atracado un buque sin poder trabajar y ocupando un muelle muy demandado. Y todo por culpa del COVID.

En la tarde-noche de ayer en Bouzas la jornada planificada cambió de forma abrupta poco antes de las 20.00 horas. El equipo de estibadores encargado por la operadora Termicar ya estaba listo para comenzar la carga de 2.700 coches fabricados por PSA-Vigo cuando reciben el aviso de que se anulaba la “mano”. ¿La razón? La confirmación de un positivo por coronavirus a bordo del “Prometheus Leader”.

Perteneciente a la naviera NYK, este Ro-Ro de 190 metros de eslora es uno de los habituales en la terminal viguesa asignados a las rutas de exportación al norte de Europa de los vehículos de PSA, entre otras marcas. Cuando arribó en el mediodía de ayer a Bouzas procedía del puerto británico de Southampton, y fue allí de donde se sospecha que uno de sus tripulantes comenzó a enfermar.

Al mostrar síntomas compatibles con los del COVID, fuentes portuarias aseguran que al poco de amarrar el "Prometheus Leader" condujeron al marinero a un hospital de la ciudad. La confirmación del contagio se produjo al cabo de unas horas, momento a partir del cual, además de suspender la operación de carga, se decretó el confinamiento del buque.

Fondear en la ría, la alternativa

Al trascender la inmovilidad del Ro-Ro de NYK, por la terminal viguesa se extendió el temor esta mañana a que permaneciese atracado durante los 14 días preceptivos que obliga su confinamiento. Porque de ser así ocuparía un importante tramo en la ya justa línea de atraque con calado suficiente para buques de gran porte que ofrece Vigo.

En la práctica en este muelle solo pueden operar al mismo tiempo dos barcos de eslora similar al "Prometheus", cercanos a los 200 metros de eslora. De modo que la presencia tanto tiempo del afectado por el COVID obligaría a los operadores a arreglárselas solo con una plaza más para esos buques grandes que sí consiguen despejar el espacio en un corto espacio de tiempo a golpe de cargar hasta 3.000 unidades de una tacada. De ahí que ante las consecuencias de trabajar sin este muelle al máximo de su capacidad, las citadas fuentes confiaban en que finalmente se autorizase al "Prometheus" a pasar el confinamiento fondeado en la ría.

Compartir el artículo

stats