Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Repescan al 24% de los que fallaron a la inmunización con AstraZeneca

Buena parte de ellos habían tenido problemas con la primera citación

Una jornada de vacunación en el Ifevi.

Una jornada de vacunación en el Ifevi.

El Servicio Galego de Saúde (Sergas) empezó a vacunar esta semana al grupo de edad de entre 60 y 65 años en la población general –los pertenecientes a distintos colectivos profesionales esenciales ya habían sido inmunizados antes–. Entre el martes y el miércoles convocó a 11.500. Pero uno de cada cuatro no acudió. Trató de repescarlos ayer y lo logró con casi 700, a los que recitó. El porcentaje de asistencia a la cita con el primer pinchazo de AstraZeneca en este colectivo asciende así al 80%. Hay otros dos millares que no han podido o no han querido.

Aunque aún por debajo, se acerca a los porcentajes registrados con las otras firmas. Por ejemplo, de los 2.296 citados entre 75 y 79 años para recibir la inmunización de Pfizer ayer, acudió el 86,85%. En las dos jornadas anteriores fue muy similar. Falla alrededor del 13% pese a que recibe un primer mensaje y, luego, una llamada de confirmación.

Ángeles Rodríguez, antes de ser vacunada. // A.B.

En cambio, en el grupo de 60 a 65 años solo recibieron un SMS de aviso el día anterior. De ahí que muchos de los repescados que acudieron ayer faltaran a la primera cita porque no lo vieron. Como Ángeles Rodríguez, de 64 años. Cuando la llamaron el viernes, admite que preguntó cuál le iban a poner, pero está “contenta” igual con la de Oxford. “Es una carta a jugar y es peor jugársela con el COVID”, defiende.

Gonzalo Taboada Rodríguez, tras la vacunación, ayer, en el Ifevi. // A.B.

Lo mismo le sucedió a María Antonia Rodríguez Barrachina. “Me habían dicho que los de 65 años no entrábamos y me relajé. Cuando avisaron a unas familiares con mi edad, miré y ya se había pasado”, recuerda. Enseguida se puso en contacto con su hija sanitaria para ver cómo podía conseguir otra cita. Igual que Gonzalo Taboada Rodríguez, que dedicó bastante tiempo a llamar a la Administración para conseguir otra fecha cuando se dio cuenta. Además le había cogido fuera de Vigo. Él ya sufrió el COVID. Aunque cuenta que no lo pasó “tan mal”, quiere “estar protegido y no colapsar la sanidad”.

Luisa López, en la cola para la vacunación. // A.B.

A otros, el Sergas no los tiene localizados con sus teléfonos. A Luisa López Díaz la llamaron el viernes a través del teléfono de su marido. Ella tenía alguna duda con la vacuna de Oxford, “pero son más los beneficios que los riesgos”, entiende.

Isabel Martínez, tras el pinchazo con AstraZeneca. // A. B.

Más curioso es el caso de Isabel Martínez Villar, citada en un primer momento para el martes. No fue porque le habían comunicado su positivo tras participar en un cribado aleatorio. Al poco de pasar su cita, le avisaron de que era un falso positivo. “Madre mía el susto que me llevé”, resalta. Perderse la inmunización le pareció “una faena”. Y, después de lo sufrido, ayer estaba “encantada” de vacunarse.

Juan Carlos Basavilbaso, esperando por la vacuna. // A.B.

Juan Carlos Basavilbaso, que acudía en primera citación, pide a los científico que sean “claros” con la información sobre AstraZeneca. Él, “viendo las posibilidades de una entre un millón” de padecer complicaciones, optó por pincharse. “no quiero contagiarme ni contagiar y quiero transmitir tranquilidad a mi familia.

Compartir el artículo

stats