Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Faustino Patiño - Arquitecto

El vigués que seduce a la arquitectura internacional

Faustino Patiño, ayer, enfrente del Círculo Católico de Obreros. | // A.V.

La escuela infantil A Veigadaña, codiseñada por Faustino Patiño, elegida uno de los edificios del año a nivel mundial

La escuela infantil A Veigadaña de Mos no cesa en su empeño de regalar buenas noticias. La obra, que acaba de recibir el Premio gallego de arquitectura 2020, fue galardonada en los XVIII Premios COAG (Colegio Oficial de Arquitectos de Galicia) en la categoría de equipamiento y logró ser finalista en los prestigiosos Premios FAD, tiene sello vigués: uno de sus tres creadores es el arquitecto y doctor en Ingeniería Industrial Faustino Patiño Cambeiro –los otros dos son el vilalbés Juan Prieto López (su socio en el estudio Prieto Patiño) y la mosense Estefanía Grandal Leirós–. Por si lo ya citado fuera poco, recientemente, ha sido seleccionada en los Building of the Year –edificio del año, en inglés–, certamen organizado por una de las revistas con más prestigio y proyección en el gremio a nivel internacional: ArchDaily.

“Dado el nivel de las obras escogidas, firmadas por arquitectos de muchísima reputación, nos llena de alegría este último reconocimiento, es un empujón más para certificar que acertamos en las decisiones tomadas y en los riesgos; hasta ahora, ha sido muy bien recibida y valorada. Incluso nos llegan consulta de universidades extranjeras: hay estudiantes que quieren analizar y estudiar la escuela infantil de Mos. Estamos mucho más que satisfechos. Nos llevó más de dos años redactar el proyecto, la ejecución material se prolongó en torno a un año y medio. Fue un reto realmente complejo”, argumenta Patiño.

“Universidades del extranjero muestran interés en la escuela”

decoration

¿Y qué secretos atesora este trabajo tan exitoso? A ojos de este arquitecto vigués, principalmente, dos: “Uno es la sorpresa del tránsito exterior-interior. Desde fuera, ves un edificio cerrado en sí mismo, por lo que recibe una crítica negativa de la persona que no lo ha visitado, que dice que qué pecado tener a los niños encerrados en una escuela sin ventanas, sin embargo, una vez dentro, se da cuenta de que casi todo es ventana. El segundo: el desafío de haber construido un círculo, con la complejidad que conlleva, y un presupuesto muy ajustado. Para que saliera tan bien, fue clave el esfuerzo dedicado por todos los que participamos en la creación de la escuela: arquitectos, Consorcio Galego de Servizos de Igualdade e Benestar, constructora... todos creímos en el proyecto y remamos en la misma dirección”, anota.

Escuela infantil A Veigadaña de Mos Héctor Santos

Este arquitecto vigués, uno de los más reconocidos en la actualidad, coge el testigo de otro profesional top fallecido hace 100 años, Michel Pacewicz, que dejó una huella brillante en la ciudad olívica. Lo hace en el Círculo Católico de Obreros, que se le atribuye desde hace décadas al profesional francés. “Es el proyecto más ambicioso al que nos hemos enfrentado en el estudio y el que más nos ilusiona. Se trata de la reforma de un edificio con mucha representación y creemos que el resultado final puede ser impresionante”, destaca Patiño antes de señalar que, “por fin”, Patrimonio ya ha otorgado la autorización para actuar sobre él, por lo que espera que las obras puedan comenzar en verano: “Es nuestra esperanza”.

“Esperamos poder empezar las obras del Círculo Católico el próximo verano”

decoration

El arquitecto Faustino Patiño, ayer Alba Villar

“Ese permiso ha tardado más de un año. Somos conscientes de que los plazos en los trámites públicos para este tipo de intervenciones son ciertamente complejos”, lamenta, a la vez que explica que el proyecto contempla la rehabilitación del Círculo Católico de Obreros y del inmueble anexo (ambos, con protección patrimonial) y el aprovechamiento del solar que continúa hacia Doutor Cadaval. “Se crearán un total de 15 viviendas y plantas de garaje en sótano, y se dignificarán los dos locales comerciales, que tienen gran interés. Es un reto que merece sensibilidad”, dice.

El objetivo del estudio, según apunta Patiño, es “dejar” su “semilla” en el centro de la urbe olívica a través de la restauración de edificios históricos. “Recientemente, finalizamos uno en Vázquez Varela, al lado de la estación de tren, y acabamos hace poco el del número 32 de Doutor Cadaval, una rehabilitación integral con un resultado muy satisfactorio”, comenta. Preguntado por las propiedades sobre las que le gustaría actuar, cita los complejos industriales abandonados en la zona de Beiramar. “Valdría mucho la pena recuperarlos para la ciudad, darles una nueva vida”, manifiesta.

Heladerías en toda España

El estudio Prieto Patiño firma el diseño de las heladerías de la franquicia gallega Bico de Xeado, que cuenta con locales en Vigo, Ourense, Baiona, Lugo, A Coruña, Pontevedra, Murcia, Madrid, Asturias, Alicante, Málaga, Salamanca, Girona o Valencia. En este caso, su trabajo también ha merecido premios: el local ubicado en Baiona y el de la urbe de As Burgas se llevaron dos Gran de Area y un premio del COAG.

Compartir el artículo

stats