Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Miles de toneladas de peso muerto languidecen en los muelles vigueses

El “Nuska”, el “Antony” y el “Northern Warrior”, en una dársena de Bouzas. Marta G. Brea

Los pesqueros Antony y Northern Warrior llegaban a Vigo en marzo de 2016 para unas reparaciones. La Capitanía Marítima de Vigo autorizó en un primer momento la entrada de los buques en el puerto, pero después de unas comprobaciones se descubrió que presentaban una documentación de abanderamiento falsa, lo que desembocó en la operación “Banderas” con la pesca ilegal. Considerados barcos apátridas, cumplen ya cinco años oxidándose en una dársena de Bouzas. Son dos ejemplos de las toneladas de peso muerto que languidecen en los muelles del Puerto de Vigo. Algunos cálculos oficiosos apuntan a que al menos hay una docena de barcos en esta situación, si bien la Autoridad Portuaria solo tiene catalogado de forma oficial como “abandonado” al Northern Warrior. La intención es proceder a su subasta, como se hizo con otros muchos en los últimos años, con mayor o menor éxito. Sin embargo, en su caso, al igual que en el del Antony, es necesario hacer frente a tasas, las cargas del registro y los procesos administrativos por pesca ilegal, según fuentes portuarias.

Y es que esos dos barcos fueron sometidos en su día al pago de una fianza de más de un millón de euros y se añadieron a la lista de la UE de “buques que practican la pesca ilegal”. La última relación, de febrero de 2020, mantiene a ambos: el Northern Warrior, de 40 metros de eslora, navegó bajo pabellón de Angola, aunque después de pasar por los de Curazao, Antillas Neerlandesas, Sudáfrica, Belice o Marruecos, bajo aquel nombre u otros como Millennium o Sip 3; el pabellón del Antony es “desconocido” después de que sus 44 metros de eslora luciesen las banderas de Indonesia, Belice, Panamá, Honduras y Venezuela con nombres como Urgora, Oji Maru o Atlantic Oji Maru.

Casos distintos

Los dos se marchitan en Bouzas, abarloados con otro pesquero que también acumula años de deterioro, el Nuska. En su caso no hay antecedentes delictivos, pero sí una larga andadura desde su botadura a mediados de siglo pasado. Es un arrastrero de gran altura que surcó el Océano Atlántico y uno de los históricos de la flota de arrastre gallega y española, que dejó de prestar actividad en el año 2008. Hubo ya al menos dos subastas convocadas, una en 2010 y otra en 2016.

Según fuentes portuarias, esta embarcación pertenece desde hace años a un armador de pesca, mientras que el Antony está a nombre de una empresa desguazadora. El desguace es siempre el destino de estos barcos, o al menos la mayor parte de ellos, que ocupan zonas de amarre y atraque en los muelles vigueses, que no destacan precisamente por exceso de espacio. No obstaculizan la actividad de los grandes mercantes, pero sí ocupan espigones valiosos y afean la imagen portuaria.

Subastas

En la última década, la Autoridad Portuaria ha activado subastas de chatarra almacenada en sus naves, de al menos una veintena de vehículos abandonados en sus muelles (sobre todo camiones) y también de barcos, algunos de ellos con pasado turbulento, como el velero Pixapo o el pesquero Riptide, capturados en 2013 en una operación contra el narcotráfico. El yate Margü o los barcos Camino, Favaios, Gloria Brasil, Hinlopen o Playa de Area pasaron por los mismos procesos de enajenación. Cuando se logran vender, generalmente para chatarra, la recaudación es muy escasa. Por el Playa de Area se pagaron 5.000 euros, cuando su precio de salida era de 180.000.

Otro barco que ha sido noticia en los tres últimos meses en el Puerto (por razones muy distintas que los anteriores) es el Baffin Bay. En su caso, las novedades son positivas, ya que el reflotamiento se ha completado con éxito. Este congelador quedó semihundido en el Muelle de Reparaciones de Bouzas el 3 de diciembre a causa de un incendio, y ayer quedó ya estabilizado en la superficie. Los peritos inspeccionan ahora el buque para decidir cuándo podrá abandonar el Muelle de Reparaciones y a dónde será trasladado. Hasta entonces, se continuará con las labores de achique de agua de su interior, la limpieza de materiales y el control de todas las medidas de protección medioambientales.

Vieites y Almuiña, a favor de relanzar el ferri Vigo-Irlanda

Los presidentes de la Confederación de Empresarios de Galicia y de la Autoridad Portuaria, Juan Manuel Vieites y Jesús Vázquez Almuiña, coincidieron este jueves en la necesidad de relanzar una línea de ferri entre Vigo e Irlanda, que existía hace medio siglo. Ambos dirigentes analizaron con detalle la situación portuaria en su primer encuentro institucional. Vieites abogó por “reforzar la capacidad industrial del Puerto” con la ampliación de superficies y atraques para “atraer megabuques”. Aplaudió, en este sentido, el acuerdo con Zona Franca para recuperar 65.000 metros cuadrados de concesión del Consorcio en Bouzas, asunto que se ratifica este viernes de forma definitiva en un consejo extraordinario del Puerto.

Compartir el artículo

stats