Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La automoción instalará su plataforma logística en Porriño y aumenta la inversión a 15 millones

Terrenos de Zona Franca en el Polígono de As Gándaras

Terrenos de Zona Franca en el Polígono de As Gándaras R. Grobas

La plataforma logística integrada del automóvil, proyecto que busca crear un macroalmacén compartido por los fabricantes de componentes para ahorrar costes de desplazamiento y maximizar cargas, se construirá finalmente en Porriño. La Zona Franca, uno de los socios de la empresa que explotará la Infraestructura Logística 4.0 con el clúster (Ceaga) y VigoActivo (sociedad de inversión del Consorcio), ultima la compra de una parcela de más de 20.000 m2 en el polígono de As Gándaras con acceso ferroviario para levantar la nave, que estará operativa el próximo año y contará con lo último en logística: drones para el control de inventarios, carretillas autónomas, robots colaborativos o guantes “inteligentes”, entre otras innovaciones. El proyecto, crucial para abaratar hasta un 20% la factura logística de los proveedores de las cuatro ruedas –aunque podrán participar empresas de otros sectores–, eleva su inversión hasta los 15 millones de euros entre la compra del terreno, construcción y equipamiento y prevé crear medio centenar de empleos directos.

Estará operativa en 2022 y tendrá la logística más avanzada: drones, carretillas autónomas, robots colaborativos y guantes “inteligentes”

El motor vigués tiene prisa por hacer realidad un proyecto que ya tiene consignada una subvención de 4,3 millones de euros de fondos FEDER. Esta iniciativa supone una nueva vuelta de tuerca en la optimización de costes de la cadena de valor de la industria gallega del automóvil, en la que la logística juega cada vez más un papel determinante; en algunos casos, incluso mayor que la mano de obra. Esta central operará igual que los almacenes de consolidación de destino que tiene Stellantis-Vigo, en los que recepciona los componentes de distintas empresas y los ordena antes de llevarlos a fábrica, pero al revés. Los proveedores gallegos enviarán sus piezas a esta plataforma para su organización y posterior envío a los distintos fabricantes de coches para los que trabajan, compartiendo transporte –y no como hasta ahora, que cada uno utiliza sus propias vías– y ahorrando en costes.

Grosso modo, se trata de llevar las mercancías a su destino con los menores desplazamientos posibles, sobre todo por carretera, ante las cada vez más restrictivas normativas sobre emisiones contaminantes de la Unión Europea (UE). Además, estará abierto a otros sectores que compartan la logística del motor.

HUGO BARREIRO | Pincha en en la imagen para ampliar

  • Los socios

    Participan en la sociedad que explotará la plataforma logística Ceaga, Zona Franca y Vigo Activo, la sociedad de capital riesgo del Consorcio. La Xunta aporta financiación de fondos europeos a través del Igape

  • El objetivo

    Este almacén compartido permitirá abaratar la logística hasta un 20%, mejorar la eficiencia de los proveedores y reducir las emisiones por el transporte. Aunque concebida para automoción, está abierta a otros sectores

El proyecto está liderado por Ceaga, la Zona Franca y la Xunta, y en principio se iba a localizar en la Plisan. El problema era que el sector del puerto seco con acceso ferroviario se encuentra en una fase muy embrionaria y la industria necesita este macrocentro logístico operativo cuanto antes.

Ante esta urgencia, Zona Franca aprobó una licitación para buscar terrenos cerca de Vigo que pudiesen acoger esta infraestructura con las condiciones que impone el sector: buenas conexiones viarias con la autovía y la autopista y ferroviarias para su intermodalidad, 20.000 m2 de parcela, 8.000 de planta y 12 metros de altura. Y con estos requisitos acaba de recibir dos ofertas, ambas en el polígono de As Gándaras, por un precio de algo más de 4 millones de euros cada una. Una de las parcelas está ocupada ahora por un almacén de granito y la otra se encuentra vacía a la entrada del parque.

HUGO BARREIRO | Pincha en en la imagen para ampliar

  • Superficie

    La plataforma se hará en una parcela de 20.000 m2 con una superficie cubierta de 10.000. El retraso en la conexión de la Plisan por ferrocarril ha llevado a Zona Franca a trasladar el proyecto a Porriño, donde evalúa dos parcelas conectadas a la autovía y al tren

  • Inversión

    La inversión del proyecto se elevará hasta los 15 millones de euros entre el coste de los terrenos, la construcción de la nave y todo el equipamiento tecnológico. El proyecto ya tiene aprobada una subvención de fondos FEDER

Zona Franca prevé cerrar la compra antes de dos meses y en paralelo ejecutar la redacción del proyecto para iniciar cuanto antes las obras, con el objetivo de que la plataforma pueda estar operativa a lo largo del próximo año. “En Zona Franca apostamos por fortalecer el ecosistema de la automoción, y para ello aceleramos la inversión en infraestructuras que garanticen y aumente su competitividad, productividad y generen empleo de calidad, dando oportunidades al talento que sale de la universidad de Vigo”, señala David Regades sobre el proyecto. El complejo estará altamente automatizado y contará con las últimas tecnologías vinculadas a la logística 4.0, como el uso de drones para el control de inventarios, carretillas autónomas, robots colaborativos, guantes “inteligentes” con sensores para el personal o sistemas de gestión basados en inteligencia artificial para agilizar al máximo la entrada, depósito y salida de mercancías.

HUGO BARREIRO | Pincha en en la imagen para ampliar

  • Equipamiento

    Será una plataforma 4.0, totalmente automatizada, en la que se utilizarán drones, carretillas autónomas, guantes inteligentes y otras innovaciones que ya se pueden encontrar en las empresas de automoción

Un proyecto histórico

La logística, en una comunidad finisterrae como Galicia, es uno de los costes que más preocupan a las empresas que están globalizadas –incluso más que el laboral–, sobre todo al sector de automoción. Por eso la idea de crear una plataforma logística compartida que permitiese a sus usuarios maximizar cargas y minimizar desplazamientos ha estado sobre la mesa del clúster de automoción desde hace casi dos décadas. De hecho, el proyecto se llegó a anunciar en diferentes ocasiones y con distintos presidentes al frente de Ceaga, desde Antonio Vega a Francisco Anguera o Luciano Martínez Covelo, y siempre se ha incluido en los sucesivos planes estratégicos del sector; pero nunca llegó a cuajar.

Sí se han hecho experiencias piloto a través de plataformas “virtuales” para que los fabricantes de componentes compartiesen transporte, tanto para aprovisionarse ellos como para enviar sus piezas y componentes a los distintos OEM para los trabajan, pero nunca se llegó a poner en marcha una central logística física. Hasta ahora.

Inversores internacionales y españoles se interesan por el proyecto de la planta de baterías

Zona Franca y Concello ofrecerán la próxima semana detalles de cómo está la candidatura viguesa a una gran planta de baterías para coches eléctricos, un proyecto que el Consorcio espera que movilice 151 millones de euros y que además de un centro ensamblador de células de ion-litio –previsto inicialmente en la Plisan– incluirá un laboratorio de tecnologías de propulsión limpia, como adelantó este periódico en exclusiva.

La planta de baterías es uno de los programas que optará a los fondos Next Generation de la Unión Europea (UE) mejor posicionados de Vigo. Lo promueve y lo financiará en parte Zona Franca, pero tendrá que ser una empresa privada, a través de un concurso público, la que lo lleve adelante. El Consorcio, que ha conseguido al final el apoyo del sector pese a las reticencias iniciales de algunos actores, ya ha contactado con fabricantes de baterías internacionales pero también con alguna empresa nacional, según ha podido saber este periódico.

Además del vigués, a nivel nacional otras regiones están peleando para atraer plantas de baterías, como Cataluña, donde es público el interés de gigantes como LG por el hueco que dejará Nissan tras su marcha de la Zona Franca de Barcelona, con el respaldo de la Generalitat y el Gobierno español; y Comunidad Valenciana, donde al amparo de Ford, que acaba de redoblar su apuesta por los eléctricos en Europa, aspiran a una fábrica con capacidad para crear hasta 30.000 empleos, en alianza con Iberdrola.

Compartir el artículo

stats