Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La UVigo pone subtítulos al nuevo mundo virtual

Expertos en rehablado reciben encargos de todo el mundo para traducir en directo reuniones de trabajo, charlas o consultas médicas

Una intérprete del proyecto ILSA llevando a cabo tareas de rehablado.  | // ILSA

Una intérprete del proyecto ILSA llevando a cabo tareas de rehablado. | // ILSA

La labor investigadora y de formación desarrollada desde hace años por el grupo Galma de la UVigo para que los contenidos audiovisuales sean accesibles a las personas con discapacidad auditiva ha visto potenciada su indiscutible utilidad por la pandemia. La celebración de todo tipo de eventos de forma on line se ha disparado durante el último año y la demanda de profesionales capaces de subtitular en directo reuniones de trabajo por Zoom, charlas, juicios e incluso consultas médicas en cualquier parte del mundo ha experimentado una auténtica explosión.

Vigo es la única universidad en el mundo que imparte el curso on line de especialista en interpretación simultánea de voz a texto, que este año alcanza su tercera edición. Y sus alumnos están más demandados que nunca. “Las empresas comienzan a saber que nosotros formamos a gente que pueden hacer esta función en directo y la demanda es mayor de lo que podemos cubrir. Nuestros profesionales están trabajando a horas intempestivas porque reciben encargos de Australia y de otros países, pero empleo no les falta. Y también estamos tratando de establecer las condiciones para que la remuneración sea la adecuada. Desde el grupo abordamos los tres campos, la investigación, la formación y la práctica profesional”, comenta Pablo Romero, investigador y coordinador del curso junto con Luis Alonso.

La técnica del rehablado utiliza un programa informático que transforma en subtítulos la voz del intérprete mientras éste traduce del inglés al español incluyendo los signos de puntuación. “El profesional puede corregir el texto que aparece en pantalla y está muy pendiente de todo lo que ocurre a nivel audiovisual. Que todo esto lo haga una máquina y con calidad por ahora es ciencia-ficción”, compara Romero.

“También estamos viendo que los usuarios prefieren el texto a escuchar otra voz que les va traduciendo porque les distrae. Yo acabo de trabajar para el Festival Internacional de Cine de Londres. En una charla de 30 directores de todo el mundo por Zoom participaba un argentino que no hablaba inglés. Sus intervenciones se traducían oralmente para el resto y las de todo el grupo se las traducía a él por escrito al español a través del chat particular. Y otra ventaja es que los subtítulos se quedan ahí si el contenido se visualiza posteriormente y se convierten en un texto que se puede buscar”, destaca.

Las peticiones que reciben los expertos vigueses son de lo más variopintas, desde reuniones virtuales de trabajo a congresos, clases universitarias con alumnos extranjeros que todavía no dominan el idioma o una reciente charla en español desde California a cargo de dos expertos en yoga y surf con subtítulos en inglés.

El grupo Galma prevé transformar el curso en un máster y pedir financiación a la Axencia Galega de Innovación (GAIN) para desarrollar junto con el ingeniero de Telecomunicaciones Martín López Nores una plataforma que permita a estos nuevos profesionales trabajar en pareja. “Esta labor conjunta permite que uno vaya corrigiendo posibles errores antes de mostrar los subtítulos al espectador. Tenemos a una alumna en Australia que ya lo hace de esta manera con otro que está en Vigo”, apunta.

Romero y Alonso presentarán en septiembre en el Congreso IATIS de Barcelona un estudio comparativo de los cuatro métodos que se están utilizando actualmente para producir subtítulos traducidos en directo. El más automatizado utilizaría un programa de reconocimiento de voz para transformarla en texto y, a continuación, otro que lo traduzca a un idioma diferente. “El nuestro, el de rehablado interlingüístico o interpretación de voz a texto es el más humano y la hipótesis es que ofrece la mayor calidad”, añade.

Romero también destaca que los usuarios del rehablado ya no son solo una minoría, sino también la “mayoría oyente” . Y esta nueva realidad contribuye a que “las barreras se diluyan”. “De alguna manera, se está generando empatía, todos necesitamos los subtítulos y esto ayuda a que desaparezcan las diferencias entre nosotros y ellos. Normaliza la situación”, subraya.

“Después de la pandemia, muchas cosas se seguirán haciendo on line y la gente va a demandar subtítulos de calidad que garanticen traducción y accesibilidad a la vez. Es difícil dar pasos adelante, pero una vez que se producen ya no se vuelve atrás. Y en este caso los oyentes han hecho fuerza para una traducción en directo que beneficia a todos”, reflexiona Pablo Romero.

Durante los últimos tres años, el grupo Galma ha dirigido el proyecto europeo ILSA, en cuyo marco se puso en marcha el curso de rehablado interlingüístico, y en el que también participaron las universidades de Viena, Amberes y Varsovia así como la cadena de televisión pública de Bélgica VTR y una empresa polaca.

Y además los expertos vigueses estudian de forma paralela el rehablado intralingüístico (en el mismo idioma) en cadenas de televisión. Pablo Romero desarrolló entre 2011 y 2014 un modelo para analizar la calidad de los subtítulos, NER, que ya se utiliza en países de varios continentes y que Canadá incluyó en su legislación el pasado septiembre.

En colaboración con profesionales y empresas estadounidenses, han cofundado la Global Alliance for Speech to Text Captioning para introducir el modelo y la certificación en EE U.U. Y están formando a profesionales de Vitac, la empresa de subtítulos más importante de aquel país, para que evalúen cuáles son más óptimos, los automáticos o los rehablados, para los diferentes programas de televisión.

Este mismo trabajo también se desarrolla con la TVG. La doctoranda María Rico está desarrollando el primer análisis de la calidad de los subtítulos en directo en España. Y en el caso de la televisión gallega se valora el programa de reconocimiento desarrollado por el grupo de la catedrática Carmen García Mateo en la escuela viguesa de Telecomunicaciones.

“Hemos pedido un proyecto del ministerio para completar el análisis en Galicia, el resto de España y EE UU. Y también buscamos financiación para desarrollar este reconocedor automático en gallego”, comenta Romero.

Subtítulos en la TVG

Compartir el artículo

stats