Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La pandemia cercena las altas de nuevos negocios

Locales de hostelería en la Praza da Constitución. // Alba Villar

Locales de hostelería en la Praza da Constitución. // Alba Villar

La Cámara de Comercio de Pontevedra, Vigo y Vilagarcía de Arousa comprobaba con “sorpresa” como el balance del Impuesto de Actividades Económicas (IAE) de 2020 arroja un resultado positivo a pesar del freno a la actividad económica que para algunos sectores ha supuesto la pandemia. Y es que las altas de nuevos negocios –o líneas dentro de una empresa ya creada– superaron a las bajas en la ciudad de Vigo. Fueron casi un millar más. Pero tiene su explicación. Desde la corporación estiman que aún “hay muchas bajas” por presentar, ya que no es un trámite que urja a las empresas porque no tiene efecto tributario en facturaciones anuales menores al millón de euros. Se suman aquellas en suspensión que no pueden cesar la actividad porque están percibiendo ayudas por la situación económica.

Balance del IAE

Por tanto, para tener una visión más ajustada a la realidad, el gerente de la Cámara, José Manuel García Orois, se fija en el número de altas registradas en 2020 y las compara con las del ejercicio anterior. Se observa un descenso en el ritmo de crecimiento de la economía de la ciudad. En concreto, de un 7%, al producirse un total de 5.388 inauguraciones en Vigo, 407 menos.

No se registraba un freno en el emprendimiento y la ampliación de las actividades de las empresas, según recuerda García Orois, desde 2011, cuando la gran crisis provocó la caída del consumo y las dificultades de financiación que cercenaron el crecimiento.

Hostelería

Es en el sector de la hostelería donde más se percibe la bajada de las nuevas altas. A lo largo del año pasado abrieron 535 establecimientos en la ciudad, 119 menos que en 2019, lo que supone un descenso del 22%.

Comercio

En el comercio, en general, las altas de actividad cayeron un 5%. Pero la situación es variable según el tipo de tienda. Mientras crecieron las vinculadas a la alimentación –un 16%, hasta las 165– y las de vestido y calzado –un 11%, hasta las 128–, los que más descendieron fueron las de minoristas sin establecimiento –se crearon 214, un 26% que en 2019– y los mayoristas –hubo 447 activaciones, un 14% menos–.

También se dieron de alta un 22% menos de negocios de reparaciones –en total, lo hicieron 134–.

Otro de los sectores que frenó su velocidad de implantación en la ciudad fue el de los alquileres. Sus altas en el IAE bajaron en 45, hasta las 611 –aunque en términos porcentuales solo supone un descenso del 7%–.

Construcción

En cambio, subieron las vinculadas al de la construcción. Con 84 más que en 2019, rebasaron el medio millar.

En la Cámara de Comercio no son optimistas. “Lo peor es la situación de muchas empresas que están abiertas sobreviviendo a duras penas”, expone su gerente. Destaca que la limitación del horario del comercio a las 18 horas durante estas dos semanas –se levanta hoy–, ha “afectado bastante a la viabilidad” de los negocios que concentran el grueso de sus compras a partir de esa hora. Esperan una reactivación rápida cuando se normalicen las condiciones sanitarias y también los desplazamientos, ya que “Vigo depende en gran medida de los municipios de alrededor”.

Compartir el artículo

stats