Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dos años de espera en el Registro Civil de Vigo para trámites que dependen de Madrid

Son los certificados de nacimiento, matrimonio o defunción de españoles en el extranjero | Aún están llegando ahora actas solicitadas en 2018

Oficinas del registro civil de Vigo. / R. Grobas

Oficinas del registro civil de Vigo. / R. Grobas

Una espera eterna... para un trámite de lo más sencillo. Si uno acude al Registro Civil de Vigo para pedir un certificado de nacimiento, matrimonio o defunción lo lógico es que tenga en sus manos dicho documento en solo unos minutos. Pero la cosa se complica si cualquiera de esos acontecimientos suceden en otro país. Quien se encarga de expedir los certificados relativos a la llegada al mundo, la boda o la muerte de un español en el extranjero es el Registro Civil Central, ubicado en Madrid. Se pueden solicitar a través de la oficina de Vigo, pero dado el retraso que se acumula para remitirlos desde la capital a la ciudad olívica, no parece lo más aconsejable. Porque dicha demora se sitúa en la friolera de dos años e incluso algo más: a día de hoy todavía están llegando actas solicitadas a mediados de 2018.

La alternativa pasaría por acudir presencialmente al registro madrileño –algo que en la actualidad no es posible ya que está cerrado al público debido al COVID-19– o pedir la documentación a través de internet. En el teléfono de información oficial indican que la espera en caso de optar por la vía telemática puede ser de varios meses. Aún queda otra opción, que conlleva desembolsar dinero pero que según algunas fuentes es la más rápida si se tiene urgencia en obtener el certificado: gestionarlo a través de una asesoría.

La demora afecta a las actas de nacimiento, matrimonio o defunción de españoles cuando estos acontecimientos ocurrieron en otro país fuera de España y se inscribieron a través del correspondiente consulado. La cuestión no es baladí, dado el gran número de emigrantes que se fueron desde Galicia en busca de oportunidades laborales y que con el tiempo ellos o sus familiares regresaron a sus lugares de origen. Parejas españolas que se casaron en el extranjero, hijos que nacieron allí o ciudadanos que fallecieron en el país en el que rehicieron su vida. “Prácticamente todos los días vienen personas al Registro Civil de Vigo para pedir este tipo de certificados; son necesarios para numerosas cuestiones: para tramitar una pensión, para una herencia...”, explican.

Salvo que no haya urgencia en obtener la documentación que se necesita –lo que no suele ser lo habitual–, lo que se aconseja en la actualidad a los ciudadanos que van a requerirla a través del registro olívico es que opten por otra vía, dado el retraso. Un ejemplo real de esta demora: un certificado que pidió un vecino de la ciudad a finales de agosto de 2018 no llegó a Vigo hasta septiembre de este 2020.

La opción de acudir al registro central de Madrid o que acuda un tercero autorizado no es posible en la actualidad. La alternativa que queda es la telemática, a través de la web del Ministerio de Justicia. La demora en recibir el documento puede ser de dos o tres meses.

Contactar con la web oficial

Al pedir el certificado por internet, avisan diversas fuentes, es muy importante asegurarse de que se entra en la página del ministerio, ya que hay otras webs que cobran por un trámite que a través de esta vía oficial es totalmente gratuito. Junto a rellenar los datos que se solicitan en el formulario para obtener el certificado, se debe también elegir la vía para recibir el documento: por correo postal o de forma presencial.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats