Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mira Vigo

En Ons, de cine con Zarauza.

Y una anécdota de Mantilla

Hace unos días trajimos aquí a Manuel Pedrosa, después a Sonia Méndez, más tarde a Lois Patiño y Pablo Vázquez. Pronto traeremos a Fon Cortizo, otro director vigués como los anteriores del Novo Cinema Galego que estrenó en Gijón 9 Fugas, rodada en Vigo y alrededores; hoy es el santiagués Alfonso Zarauza el que destacamos porque presenta en la apertura de Culturgal en Pontevedra su película Ons (19 h.) con actores como Antonio Durán “Morris”, cuyo estreno oficial será el 18 de diciembre. Aquí le veis localizando exteriores en Ons con sus jefas de equipo. De izda. a dcha., Elías Robles, directora de arte, María Viéitez, jefa de Producción, Lorena Vilas, primera ayudante de dirección, Tamara Soto, directora de Producción, el mismo Zarauza y Alberte Blanco, director de Fotografía. Poder femenino.

Torras, Movilla, Aláiz, Giráldez

Ayer me llamaron por distintas razones tres veteranos de guerra (la guerra de la vida). El primero fue el pintor Luis Torras, decano de los artistas de Europa, con su voz poderosa de siempre y sus casi 108 años; el segundo, Carlos Movilla, gran cronista que fue de este periódico y el fútbol modesto, que anda en el ecuador de los 80, y el tercero el religioso claretiano Atilano Aláiz, que a sus 88 años acaba de publicar su libro 57, Acompañar a los enfermos. Entre los tres suman 276 años, casi tres siglos y con la cabeza en su sitio, aunque, eso sí, los tres tocados por cierta sordera propia de varones que han oído mucho. Hubo un cuarto, el pintor Diego de Giráldez, que me llamó desde sus posesiones de A Cañiza, pero que con sus 63 años es un pequeñuelo al lado de los anteriores. O sea que ayer recibí la voz del arte (Torras y Giráldez), la del deporte (Movilla) y la de Dios por medio de Aláiz.

Acompañar a los enfermos

Admiro al sacerdote claretiano Atilano Aláiz, al que tenéis en la parroquia viguesa del Sagrado Corazón y al que ya le hice entrevistas o di nota de sus libros al menos desde hace 30 años. Su andadura en el ejército de Dios suma veinte años como responsable parroquial, durante trece años en América Latina y en España; treinta en la Parroquia del Corazón de María de Vigo... Recuerdo que una entrevista que le hice fue como experto en sectas, de las que publicó un libro, pero es que ahora acaba de publicar (lo podéis comprar en la librería Don Bosco) el número 57. Después de haber ofrecido a sus lectores Crecer desde el sufrimiento, orientado a los enfermos, llama e invita ahora en Acompañar a los enfermos a un servicio profundamente humano y humanizador: a acompañar a quienes viven la dolorosa situación de la enfermedad y, con frecuencia, también de la soledad, que afecta, según estudios, a tres millones de españoles.Pero ¿nunca descansará este hombre?

Y una anécdota de Mantilla 

Carlos Movilla me llamó para contarme una anécdota de Carlos Mantilla, del que este año ya no recibiré la lotería en que no fallaba hace al menos 25. Pena perder a alguien así. Me contó Movilla que Mantilla jugó en su adolescencia como recio defensa central en equipos como el de la Cultural de Riomao y que, más o menos a sus 15, allá por 1959, le recomendó para que entrase en los juveniles del Celta de Vigo entre otros varios que destacaban en el fútbol modesto, del que Movilla era gran conocedor. “Pero si le faltan dos dedos”, le dijo Polo, responsable del equipo celeste. “Acuérdate de que los futbolistas juegan con los pies”, le replicó Movilla. Pero no lo cogieron. Ni falta que le hizo.

Compartir el artículo

stats