Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Chuvi eleva la seguridad en Urgencias al confirmarse la transmisión comunitaria

Profesionales advierten de que los resultados de las PCR se demoran 48 horas | Tercer fallecido por Covid-19 en cinco días

Ambulancias frente a la entrada de Urgencias del hospital Álvaro Cunqueiro. // Alba Villar

Ambulancias frente a la entrada de Urgencias del hospital Álvaro Cunqueiro. // Alba Villar

El porcentaje de personas infectadas con el nuevo coronavirus entre las que llegan con sospecha a las Urgencias del Álvaro Cunqueiro, hasta la semana pasada, era muy bajo. Y en los positivos que se confirmaban, casi siempre se conocía la fuente del contagio. Ya no. El número de casos de Covid-19 se ha disparado en el área sanitaria viguesa y ya hay transmisión comunitaria. Por ello, el servicio pasó el lunes a la fase dos de su plan de contingencia: extrema las medidas de seguridad para evitar la propagación del virus en sus propias instalaciones.

Urgencias del Cunqueiro, desde la primera ola, ha mantenido circuitos separados y diferenciados para pacientes con patología respiratoria y para el resto. ¿Qué significa pasar a fase 2? Que todos los profesionales que estén en el primero volverán a ir completamente pertrechados con equipos de protección individual (EPI) para evitar contagiarse ellos y contagiar a otros pacientes. Además, al volver a bunquerizarse esta zona Covid-19, también se incorpora un técnico de rayos, debidamente protegido, con una máquina portátil de radiografías, que está allí todo el tiempo para no desplazar a los pacientes de este espacio.

El jefe de servicio, el doctor Ángel Pichel, explica que están recibiendo entre 40 y 50 pacientes respiratorios de media al día, lo que aún no es una cifra muy elevada. Además de los casos que llegan conociéndose ya su positivo, en el propio servicio ya se detectan entre 5 y 6 casos al día. Para atender este espacio, hay un equipo de tres médicos y dos enfermeras. Si la situación empeora, se incrementará.

En hospitalización del Chuvi también subieron un peldaño en su plan de contingencia frente al Covid-19, el pasado viernes. Hasta entonces, positivos y sospechas estaban ingresados en una misma ala, la 3D. Ahora se reserva esta solo a contagiados y se convierten en dobles las habitaciones, con lo que hay 40 camas. Ayer eran 24, según los datos del Sergas. Para los que esperan los resultados de las pruebas, se habilitaron 16 cuartos en la 3C. Por si se produce un aumento grande y repentino de ingresos, hay otras 16 reservadas en la 2B. En la UCI del Cunqueiro hay 7 ingresados, mientras que en camas convencionales de Povisa, 3 y de Vithas Fátima, otros 2.

La peor noticia fue ayer la de la tercera persona fallecida por Covid-19 en solo cinco días en el área. Un hombre de 83 años, ingresado en el Cunqueiro. Es la octava en la segunda ola y la 141 en total.

Según los últimos datos del Sergas, el área sanitaria de Vigo registró el lunes el menor número de nuevos diagnósticos en la última semana. Si bien es cierto que solo se realizaron 653 pruebas PCR, cuando la media diaria estuvo en 950 y el sábado se alcanzaron las 1.560. Con solo 7 altas, los pacientes activos suben en 40 hasta los 831.

Los mayores brotes del área son los del equipo de balonmano Frigoríficos del Morrazo, la boda en Nigrán, con 15 contagios, y otro entre costureras en Salvaterra de Miño, con 10. Pero la gran mayoría son por brotes familiares. En buena parte de ellos, se desconoce el origen. Es lo que se conoce como casos huérfanos y un alto porcentaje es preocupante, porque se pierde el control en el rastreo para frenar la expansión.

Cangas es el único municipio que permanecía ayer en alerta roja de incidencia, ya que Nigrán baja un peldaño. Tomiño vuelve a estar en verde, solo 10 días después y tras pasar por el máximo nivel de afectación también. Tui empeora y se pone en naranja, junto a Vigo, Gondomar, Nigrán, O Porriño y Salvaterra

En Atención Primaria perciben el fuerte incremento de casos. Profesionales advierten de que, aunque las pruebas PCR sí se citan en 24 horas, los resultados se están demorando 48 horas, superando el compromiso de comunicarlos en un día. También están detectando fallos puntuales en los rastreos, aunque desconocen si se debe a la imprecisión de relatos de pacientes o a la labor de la central. Para aliviar la carga tanto en centros de salud como en PAC, el Sergas acaba de acordar que los médicos no tendrán que llamar a los pacientes para informar de los negativos a los pacientes y que también será la central la que se encargue de crearles las citas con los positivos.

Como reflejo de la sociedad que es, los positivos también se han disparado en la comunidad educativa del área. Subieron un 40% desde el viernes, hasta los 127 -de 77 centros, 20 más-. Son el 15% del total de positivos. Pasan de 4 a 7 las aulas aisladas.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats