Política Social ha designado dos centros sociosanitarios en la comunidad a los que llevar a los mayores usuarios de residencias que den positivos en PCR y necesiten una atención médica mayor, pero no tanto como para ir al hospital. Es el modelo de residencia integrada, que ya funcionó en la primera ola. Para el sur de Galicia se ha escogido una en la ciudad de Vigo: Bodía Boullosa Pardo de Vera.

Se trata de una residencia privada, ubicada en la calle Sagunto 24, que estaba a punto de abrir sus puertas cuando llegó la pandemia tras rehabilitar el edificio. Desde el departamento autonómico explican que es el único centro que reúne las condiciones que buscan: que esté preparado y esté adaptado para todo tipo de pacientes, incluidos los dependientes.

Las instalaciones están preparadas para el momento en el que surjan casos que así lo requieran. Son entre 30 y 40 plazas. Si en una residencia se declararan muchos, como fue el caso de DomusVi Barreiro o Aldán, serán intervenidas en su conjunto.