Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El nuevo hotel Samil se abre paso

Inveravante culmina la cimentación e inicia los trabajos en la estructura. Mantiene su apertura para marzo de 2022. La obra empleará hasta 200 personas

Vista aérea de lso trabajos en la parcela del hotel Samil

Vista aérea de lso trabajos en la parcela del hotel Samil FOLERPAS

El urbanismo de Vigo sufrió la década que ahora termina un doble castigo. El del "pinchazo" del ladrillo, común al resto del país y que arrojó un jarro de agua fría al sector inmobiliario. Y la anulación del PXOM de 2008, un varapalo que obligó a la ciudad a retrotraerse -en lo que a planeamiento se refiere- al siglo XX, en concreto a 1993, año del anterior Plan Xeral. Del primer golpe se repuso con la mejora de la economía y el aumento de demanda. Para recuperarse plenamente del segundo el Concello está tramitando un nuevo PXOM con el objetivo de que esté aprobado de manera inicial en 2021 y definitiva en 2023. Hasta entonces el urbanismo vigués dispone de una herramienta valiosa a su alcance: la Ordenación Provisional, un figura administrativa aprobada en julio de 2019 y que entró en vigor hace ahora un año -a finales de septiembre- con su publicación en el boletín oficial de la provincia (Boppo).

La Ordenación Provisional desbloqueó la situación urbanística de miles de solares de la ciudad. En concreto, permitió a 48.000 propietarios de solares recuperar la capacidad de edificar que habían perdido con la sentencia de 2015 que anuló el anterior PXOM. Cerca de 23 millones de metros cuadrados (m2) de superficie desbloqueada que, si se suma a los terrenos situados bajo el "paraguas" de los planes específicos del Casco Vello, Ensanche y Bouzas, libera cerca del 70% del suelo edificable de Vigo.

Sus efectos no tardaron en dejarse sentir en la ciudad. Al poco tiempo de su aprobación, las promotoras empezaron a solicitar permisos de obra al amparo de la Ordenación Provisional. El instrumento urbanístico cumple ahora su primer aniversario en vigor a pleno rendimiento. Buena prueba es que Urbanismo acaba de otorgar licencia a la firma Planin S.L. para que construya un núcleo de ocho viviendas en régimen de condominio en Alcabre. La empresa prevé levantar siete adosados y una octava construcción aislada en una parcela de 2.960 m2 situada en rúa Castaña nº 10. El presupuesto de ejecución material ronda los 1,1 millones.

Las siete casas adosadas se dividen en un sótano dedicado a garaje e instalaciones y una planta baja y primera que se usarán como vivienda. La octava se levantará separada del resto y constará de sótano y una planta baja. La superficie construida es de 2.600 m2. En la licencia se recoge que deberán ceder 44,4 m2 al Ayuntamiento para que pueda ampliar el vial.

Una de las primeras licencias que se solicitó tras la aprobación de la Ordenación Provisional fue un bloque de viviendas impulsado por el grupo Viqueira en la confluencia de las calles Emilia Pardo Bazán y María Victoria de la Fuente Alonso. Tras varios cambios, el proyecto -apuntan fuentes próximas a la operación- acaba de conseguir licencia para construir 23 viviendas de 2 y 3 dormitorios. Sumará en conjunto 3.600 m2 y recibirá una inversión de 2,5 millones.

Otras dos actuaciones de calado que han visto allanada su tramitación con la Ordenación Provisional son Cordelerías Mar y el nuevo Hotel Samil, ambas abanderadas por el grupo empresarial fundado por el fallecido Manuel Jove. Cordelerías contempla un complejo residencial de 155 viviendas y cerca de 250 plazas de garaje -entre residenciales y comerciales- en pleno Beiramar. El presupuesto de ejecución de la obra ronda los 13,1 millones de euros. El proyecto hotelero se desarrolla en los terrenos del viejo Hotel Samil y plantea una nueva infraestructura, mejor integrada y mucho más respetuosa con su entorno, bajo la marca Attica21.

En febrero el conocido como Instrumento de Ordenación Provisional (IOP) facilitaba también un bloque de 45 viviendas en una parcela de la calle Romil. El organismo municipal otorgó licencia a Grupo Inmobiliario Laxas S.L. para que desarrolle la promoción con un presupuesto de 2,4 millones de euros. La urbanización de 40 apartamentos que Riamar SCGV planea construir en la Curva de San Gregorio o el bloque de 50 pisos de Avantespacia en Tomás Alonso se suman también al listado de iniciativas favorecidas por el IOP.

A principios de año el Concello calculaba que estaban "cocinándose" cerca de 70 proyectos inmobiliarios en la ciudad al amparo de la regulación aprobada en julio de 2019. Su nivel de desarrollo no era el mismo en todos los casos y de hecho, reconocían desde Urbanismo, se contabilizaban alrededor de 40 solicitudes de actas de línea y rasante, el paso previo a la presentación definitiva de los proyectos.

El desarrollo de promociones inmobiliarias ayuda a inyectar vivienda nueva en el mercado inmobiliario de Vigo, muy marcado por la falta de "stock". Los últimos datos publicados por el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana reflejan que el precio de la vivienda a estrenar, con menos de cinco años, sigue en alza a pesar de la crisis sanitaria hasta situarse en su nivel más alto desde 2014. El segundo trimestre el metro cuadrado marcaba 1.792 euros, 142 más que el año pasado. Las que superaban el lustro costaban 1.446 euros/m2.

El nuevo hotel Samil se abre paso

Afloran las obras del nuevo hotel Samil

Es uno de los proyectos desbloqueados gracias a la ordenación provisional y sus ejecución comenzó a finales de julio. Menos de tres meses después, las obras del nuevo hotel Samil, ahora bajo la denominación de Attica 21, ya afloran a la superficie. Con un índice de ejecución del 10%, la cimentación está ya finalizada y se trabaja en la estructura del futuro edificio, que tendrá cuatro plantas sobre rasante y dos más de sótano. El ritmo de estas tareas permite garantizar por el momento los plazos fijados inicialmente, que apuntan a abril el nuevo hotel en marzo de 2022 o, en todo caso, antes de ese verano. Con medio centenar de trabajadores en la actualidad, la progresión apunta a rondar las 200 personas en el apogeo de las obras, que asume Constructora San José.

El nuevo establecimiento, sobre las ruinas del Hotel Samil, se denominará Hotel Attica 21 Vigo Business & Wellness, en la cadena que pertenece al grupo Inveravante. Dispondrá de una superficie de más de 17.000 metros cuadrados construidos y 6.000 urbanizados y 157 habitaciones de diferentes tipología.

También ofrecerá un área de 900 metros cuadrados para la celebración de eventos y reuniones, con un gran salón y dos salas de reuniones, así como un espacio exterior para la organización de cáterin al aire libre.

Con una inversión de unos 15 millones de euros, el establecimiento, de cuatro estrellas superior, ofrecerá, a su vez, spa y un centenar de plazas de aparcamiento.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats