30 de junio de 2020
30.06.2020
Faro de Vigo

Caballero asegura que la creación de suelo industrial en Valadares apenas impactará en las viviendas

Aclara que los proyectos en A Garrida y A Pasaxe no afectarán al Ándersen ni al campo de fútbol, que tendrán "mejores accesos"

30.06.2020 | 00:39
Los menores disfrutaron de Vigozoo en la jornada de apertura de los campamentos municipales.

Los desarrollos de suelo industrial previstos en Valadares, sobre todo en torno al polígono de A Pasaxe y en la zona de A Garrida, tendrán una afectación mínima sobre las viviendas y nula sobre el Colegio Ándersen y el campo de fútbol de A Gándara. Lo garantizó ayer el alcalde después de que los vecinos de la parroquia empezasen a organizarse contra la ampliación de los parques empresariales en esta parroquia viguesa, algo que, matizó Caballero, seguirá adelante porque están en juego "decenas de miles de puestos de empleo". "Ninguna empresa dejará de instalarse en Vigo por falta de suelo industrial", apuntó el regidor, que insistió en que cualquier actuación tendrá la "menor afectación posible" y que se escuchará "a todas las partes".

El nuevo PXOM habilitará nuevas bolsas de suelo industrial en Valadares para aumentar el músculo industrial vigués. Entre los desarrollos previstos, además de una segunda ampliación del Parque Tecnológico y Logístico (PTL) al otro lado de la carretera Clara Campoamor, el Concello y la Zona Franca se han marcado como objetivo habilitar nuevas parcelas en la frontera con el Ayuntamiento de Gondomar, creando así un polígono nuevo en la zona de A Garrida, de unos 400.000 m2, y ampliando el de A Pasaxe hacia la parte viguesa, generando otros 400.000 m2 en un enclave muy codiciado por la industria por su localización a medio camino entre Balaídos y Porriño.

No obstante, colectivos vecinales de Valadares se han mostrado en contra de estos nuevos proyectos, que se recogerán en el Plan Xeral vigués, aunque el alcalde aseguró ayer que la afectación sobre las viviendas será mínima y que es falso que vaya a suponer el traslado del Colegio Ándersen y del campo de fútbol de A Garrida. "El colegio no está afectado; lo que sí tendrá son espacios dotacionales y mejores accesos, y el campo de fútbol, también", apuntó Caballero, que achacó el nerviosismo de algunos vecinos a una campaña del BNG en época electoral, el mismo partido, recordó, que ideó la Ciudad del Deporte en esta parroquia viguesa, un proyecto que sí afectaba "a docenas de casas" y que se canceló.

El alcalde quiso tranquilizar a los vecinos aclarando que el impacto sobre viviendas particulares será el menor posible y que "vamos a escuchar a todo el mundo". Eso sí, los proyectos en marcha, tanto la ampliación de A Pasaxe hacia la parte viguesa como la apertura de un nuevo polígono en A Garrida se mantienen porque está en juego el empleo de Vigo. "Necesitamos suelo; ninguna empresa volverá a irse de Vigo por falta de suelo para instalarse", apostilló.

En total, el nuevo PXOM creará 2 millones de m2. Del total, casi la mitad (1 millón de m2) se habilitarán al lado del campus de la UVigo, destinados principalmente a las empresas de base tecnológica surgidas al calor de la propia Universidad. Este nuevo parque tecnológico estará comunicado con la AG-57 y los viales que dan servicio a la UVigo y se ubicará entre el campus y la autopista, casi dando casi continuidad geográfica al PTL de Valadares. También en esta parroquia se proyecta el nuevo polígono de A Garrida y una segunda ampliación del PTL al otro lado de la carretera Clara Campoamor, justo frente a donde el Consorcio promueve un parque de medianas en el que está previsto que se instalen grandes cadenas como Ikea o Leroy Merlin. Esta última actuación, precisa la Zona Franca, no afectaría a ninguna vivienda.

Otro polígono de nueva creación se habilitará cerca de la pista de Peinador, al lado de Delta Vigo: un área de 400.000 m2 con los que se pretende aprovechar el potencial logístico del aeropuerto. A estos cuatro proyectos se suma la ya conocida ampliación del polígono de Balaídos, sede del Grupo PSA y GKN Driveline, hacia la parroquia Matamá, que busca generar espacios para el crecimiento de las fábricas, captar nuevos proveedores y conseguir un mejor encaje de la actividad industrial en el entorno.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

FaroEduca