Cae la noche en Vigo. Mientras el sol se oculta detrás de las Islas Cíes dibujando su silueta en el horizonte y un aplauso lleno de emoción y esperanza, que desde el estallido de la crisis del coronavirus en Galicia llena de sonido a las ocho de la tarde las calles desiertas de la ciudad por el confinamiento, Alberto se prepara ya para celebrar la que algunos califican ya el espectáculo de la Orquesta Panorama en las alturas.

A más de veinte metros del suelo, en el décimo piso de un edificio de la Avenida de Castelao del barrio de Coia, este emprendedor de eventos culturales y pinchadiscos aficionado da rienda suelta a su pasión por la música con un único objetivo: hacer más ameno el tiempo de confinamiento forzado por el estado de alarma. "Viendo la que se nos venía encima, decidimos probar suerte y ver cuál sería la respuesta del público. Como fue favorable, pues continuamos animando al personal".

El balcón de Vigo que anima el confinamiento con Danza Kuduro

El balcón de Vigo que anima el confinamiento con Danza Kuduro

Una mesa de mezclas y un ordenador, dos altavoces que alcanzan los 4000W de potencia, un set de luces de colores y la cámara de su teléfono móvil para retransmitir en directo la sesión en su cuenta de Instagram es el único material que necesita para "animar a la gente, no para que pase un mal momento" durante los 25 minutos del espectáculo que desde hace dos semanas completa religiosamente cada viernes y sábado.

Sin una playlist definida (lo mismo suena King África que clásicos del progresive como Ecuador de Sash!)a, cuenta que intenta adaptarse a los gustos de todas las edades y "siempre tendiendo a temas que den ánimos", este dj amateur, perfiles desde los que emite en directo el show para que "los que no están en el vecindario puedan disfrutar de unos minutos de entretenimiento desde sus casas. A todos nos viene bien una distracción en estos momentos", confiesa con alegría.

El balcón de Vigo que anima el confinamiento con Safri Duo

El balcón de Vigo que anima el confinamiento con Safri Duo

¿Ha recibido quejas de los vecinos o alguna denuncia por el ruido? "No", responde tajantemente, "lo que nos ha llegado más bien, son felicitaciones y agradecimientos por hacer más llevadero este confinamiento", aclara sin ocultar que cuando decidió empezar todo esto lo hizo con algo de miedo. Los españoles vamos ya para 15 días de encierro en casa por la crisis del coronavirus y la convivencia comienza a hacerse dura y los roces entre vecinos empiezan a aflorar. De hecho, las denuncias en las comunidades se han disparado.

A punto de cumplirse las dos semanas desde que el gobierno de Pedro Sánchez decretase el estado de alarma en España, Alberto cuenta las horas para que empiece el tercer pase de su espectáculo y sueña con una gran fiesta para celebrar el final del confinamiento: "Sería un sueño celebrar todos juntos que por fin hemos superado esta situación". De momento, tiene hasta el 12 de abril para hacer bailar a todo un barrio y al resto del mundo.