Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los delitos por conducir bajo la influencia del alcohol aumentan y ya se sitúan en cuatro diarios

Juzgados de Vigo y del resto de provincia abrieron en 2018 casi 2.800 causas de seguridad vial -Uno de los retos, el control de reincidentes

Los delitos contra la seguridad vial protagonizan el día a día de la actividad judicial. Y en el sentido más literal de la palabra, porque extraña es la jornada en la que no entran en los juzgados procedimientos de esta materia. Para hacerse una idea de la dimensión de la problemática, basta con citar la cifra de causas incoadas en los tribunales de Vigo y del resto de la provincia de Pontevedra a lo largo de 2018. Fueron 2.785, entre aquellas que se abrieron como diligencias previas de cara a realizar la preceptiva investigación judicial previa al juicio y las que se tramitaron como diligencias urgentes para su inmediata resolución en una vista rápida en el juzgado de guardia. El delito estrella es la conducción bajo los efectos del alcohol y/o las drogas, presente en el 60% de estos expedientes. Una infracción en la que además el pasado año se detectó un aumento de un 12%. La memoria de la Fiscalía General del Estado destaca el "notable incremento" en el análisis de los datos estatales y apunta como una de las causas el mayor número de controles de alcohol y drogas practicados por los agentes de la Guardia Civil de Tráfico.

En Vigo y el resto de la provincia se incoaron en 2018 un total de 1.624 causas contra automovilistas ebrios: representan seis de cada diez procedimientos de seguridad vial. Son una media de cuatro cada día. En esta cifra se incluye a los conductores sorprendidos bajo efectos de las drogas, si bien el número es mucho menor. En la propia memoria del Ministerio Público se hace referencia a que no son demasiados los casos de sustancias estupefacientes que llegan a la vía judicial ya que el delito que castiga esta conducta no solo exige el "mero dato objetivo" de la presencia de droga en el organismo del conductor -suficiente para la sanción administrativa-, sino que también requiere que se acredite la influencia de dicha ingesta en las "facultades psicofísicas" del automovilista en el momento de la conducción. "Un elemento de no siempre fácil probanza", se reconoce.

Tras el delito de conducir tras haber consumido bebidas alcohólicas, ir al volante sin carné es el siguiente más frecuente. Es el que se detectó en prácticamente cuatro de cada diez casos de seguridad vial tramitados el pasado año en la provincia. Fueron 1.050 asuntos. Aumentaron un 20% con respecto a 2017. Y tras estas dos infracciones estrella, que acaparan el 98% de los procedimientos, el resto de delitos ya tienen una presencia mucho más testimonial. Entre ellos, por ejemplo, la negativa a someterse a los controles de alcohol o la conducción a velocidad excesiva.

Haz click para ampliar el gráfico

Con este escenario, uno de los muchos retos es, según fuentes de la Fiscalía, la necesidad de realizar un control "más activo" de los conductores condenados que reinciden en las infracciones. Porque es una problemática habitual. Esta misma semana un conductor se sentó en el banquillo de los acusados en Vigo por circular sin carné y drogado. Y ya acumula al menos otras tres condenas de seguridad vial.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats