Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vecinos solicitan al Concello que retire las terrazas permanentes de establecimientos del centro

Los locales hosteleros denunciados dejan su mobiliario en la vía urbana las 24 horas pese a que la ordenanza municipal lo prohíbe

Las terrazas del centro, en el punto de mira. // Marta G. Brea

Las terrazas del centro, en el punto de mira. // Marta G. Brea

La ocupación urbana de las terrazas del centro de la ciudad vuelve a estar en el ojo del huracán. La asociación de vecinos del Casco Vello ha solicitado por registro al concejal de Seguridad, Carlos López Font, que abra expediente a varios locales de copas y restaurantes del centro que tienen montadas sus terrazas de forma permanente para que proceda a su retirada inmediata. "De momento hemos denunciado dos de Montero Ríos y en las próximas semanas también le tocará a varias de la Alameda", explica el portavoz vecinal, Fiz Axeitos.

Los locales denunciados, pese a no estar abiertos las 24 horas, dejan gran parte su mobiliario día y noche en la calle. Entre los elementos que se encuentran los peatones también hay mamparas y diversas estructuras instaladas de forma permanente en la vía pública. La ordenanza municipal es muy clara respecto a esto. Fuera del horario autorizado, el titular de la licencia estará obligado a retirar del exterior todos sus enseres, desde mesas y sillas hasta incluso las bases de los parasoles. El incumplimiento de esta norma es considerada una infracción leve que puede ser sancionada con hasta seiscientos euros. La reincidencia en alguno de estos quebrantamientos convierte la falta en grave y el propietario del establecimiento puede afrontar multas de hasta 1.200 euros.

En temporada alta, del 1 de mayo al 31 de septiembre, el Concello permite a los locales mantener abiertas sus terrazas hasta las 2.30 de la madrugada los sábados y vísperas de festivos. El resto del año, el límite son las 1.30.

Los vecinos añaden además que muchos locales ocupan más espacio urbano que el que recoge la licencia. "El tamaño de las terrazas está totalmente descontrolado", lamenta Fiz Axeitos, que indica que este hecho se extiende hasta gran parte del Casco Vello. No solo eso, sino que como ya denunciaron en varias ocasiones en los últimos años, estos establecimientos tienen varios elementos anclados a las fachadas de edificios históricos. "Muchos están agujereados por brazos de televisores, toldos...", explica.

El Concello abrió expediente en 2017 a varios locales de ocio por anclar elementos a esas construcciones históricas. Los vecinos lamentan que esas sanciones no han frenado a los hosteleros, que siguen actuando de la misma forma. Hace un año, el gobierno local ya retiró varias terrazas del Casco Vello por la denuncia anónima de una vecina por falta de los permisos necesarios.

A lo largo de los últimos años el número y tamaño de las terrazas se ha incrementado en la ciudad, una tendencia que se explica por varios factores, como la prohibición de fumar. Debido al aumento de estas instalaciones , su presencia y el espacio que ocupan se ha disparado en algunas calles, en las que conviven (especialmente en las más céntricas) con un intenso ir y venir de peatones.

Compartir el artículo

stats