Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Turismo buscará otra aerolínea a Barcelona si Vueling sigue con "evasivas" a mejorar la ruta

"Queremos que sean ellos, pero lo que nos solicitan está fuera de toda lógica; no le vemos interés", lamenta Caballero » Estima que puede ganar 100.000 viajeros si se refuerza

Un avión de la aerolínea Vueling estacionado en el aeropuerto de Peinador. // Marta G. Brea

El Concello quiere poner freno ya a la pobre conectividad aérea que arrastra desde hace años la ruta Vigo-Barcelona y que ha empeorado ahora después de que Vueling haya suprimido el único vuelo que había los sábados hasta marzo. Para ello, y tras varias reuniones infructuosas con los responsables de esta aerolínea en los últimos meses, el gobierno local estudia ya la posibilidad de buscar otros operadores para que refuercen este enlace estratégico. "Estamos hablando con Vueling, pero nos están planteando una respuesta evasiva y no le vemos un gran interés en el tratamiento de Vigo. No nos gustan los horarios que tienen en este momento y la cancelación del vuelo del sábado es una discontinuidad en el plan de potenciación del aeropuerto", lamenta el alcalde, Abel Caballero. "No vamos a dejar Barcelona sin cubrir. Y si no son ellos, buscaremos a otros", anuncia.

Aunque el alcalde omite dar cifras y confía todavía en llegar a un acuerdo con la aerolínea para que mejore la ruta, admite que las propuestas que se les ha puesto encima de la mesa no son proporcionadas. "El planteamiento que nos hace Vueling no es razonable. Hace unas demandas para pequeñas mejoras a Barcelona que tienen un coste enorme para lo que proporcionan. Y yo nunca voy a tirar el dinero de la ciudad. Lo que están pidiendo en este momento está fuera de toda lógica y no le vamos a pagar precios desorbitados", advierte el regidor olívico en relación a los contactos que los técnicos municipales han mantenido ya con la compañía para intentar mejorar la ruta.

El alcalde sostiene que Vueling continúa siendo la aerolínea preferente para que Vigo pueda tener al menos dos vuelos diarios de ida y vuelta, pero avisa que el gobierno local no se quedará con los brazos cruzados tras los sucesivos recortes y la falta de respuestas favorables por parte de la aerolínea. "Estamos hablando todavía con Vueling, aún no entramos a hablar con nadie y hasta ahora nos mostraron que eran serios, pero queremos que sepan que, si esto sigue así y no adoptan una posición más razonable, hablaremos con otras compañías. Para nosotros el vuelo de Barcelona es estratégico y no vamos a parar hasta tenerlo resuelto, pero no nos vamos a dejarnos coaccionar por demandas muy importantes que no tienen lógica económica", afirma.

Según las estimaciones de los técnicos municipales y en base a los crecimientos en el resto de rutas, la mejora que busca el Concello para la ruta a Barcelona (al menos dos vuelos en cada sentido de lunes a domingo) podría permitir un incremento de viajeros próximo a los 100.000 usuarios anuales. "Viendo los datos históricos y la recuperación que está habiendo en general, con un horario y precios razonables se puede aumentar en cien mil el número de viajeros anuales", estima Caballero.

Lavacolla y Alvedro

En comparación con Lavacolla y Alvedro, donde Vueling tiene rubricados acuerdos de colaboración con los gobiernos locales de A Coruña y Santiago, su operativa es mucho mejor que la de Vigo. En ambos casos hay prácticamente dos vuelos diarios toda la semana y siempre con aviones por la mañana. En Peinador hay ahora cuatro días (miércoles, jueves, viernes y domingos) en los que la única aeronave que hay parte entre las ocho de la tarde y diez de la noche. El gobierno local de la ciudad herculina le concede desde hace años en torno a un millón de euros anuales. En Santiago, donde no se han hecho públicas las cantidades, su alcalde, Agustín Hernández, admitió en diciembre haber rubricado convenios con ésta compañía, pero también con Ryanair, la otra aerolínea que opera desde Lavacolla la ruta a Barcelona.

Compartir el artículo

stats