Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El 15% de los muertos en carretera son peatones: ninguno llevaba prendas reflectantes

La Guardia Civil regala chalecos reflectantes Gustavo Santos

“Nuestros abuelos están muriendo cuando van a buscar pan, ver los animales o simplemente cuando van a dar un paseo. Necesitamos concienciarlos para que hagan uso de prendas reflectantes”. Es el mensaje que transmiten en cada charla que el Sector de Tráfico en Galicia organiza con la DGT y Stop Accidentes en las zonas de riesgo para peatones.

Se trata de vías interurbanas, carreteras secundarias llenas de travesías y que atraviesan poblaciones. Aunque en los últimos años el uso de chalecos y brazaletes que hagan visibles a los viandantes que conviven con la carretera ha aumentado, las estadísticas revelan que ninguno de los fallecidos en lo que va de año (12) los llevaba.

En el inicio de uno de los periodos más conflictivos para los peatones debido a la reducción de las horas de luz, una mujer de 78 años falleció al ser arrollada en la AC-432, a su paso por Vimianzo, una vía limitada a 90 km/h. El atropello, en una zona no habilitada para peatones en las inmediaciones de su vivienda, se produjo a última hora del sábado. La víctima no lleva prendas reflectantes. Este suele ser el accidente tipo de una de las lacras en las carreteras gallegas, los atropellos: mayores de 65 años, no utilizan chalecos que les hagan visibles, en tramos próximos a su domicilio, cruzan en lugares no habilitados y son arrollados cuando están llegando al otro lado de la calzada y ocurren en meses con poca luminosidad.

Galicia lleva años marcada en rojo en los mapas de Tráfico por tasa de peatones muertos. Si en España se queda por debajo del 10%, en la comunidad gallega se sitúa en el 15%: de los 73 fallecidos en los que va de año en las carreteras gallega, 12 eran viandantes.

La mayoría de los peatones fallecieron cuando estaban llegando al otro lado de la calzada. No irrumpen de manera repentina, como sí suele pasar en las ciudad), sino que cruzan cuando no ven a ningún vehículo. Pero sus movimientos son lentos y no les da tiempo a llegar al otro lado, el conductor no los ve y de repente de topa en medio sin poder hacer nada para evitar el atropello. Con una comunidad cada vez más envejecida, las campañas de concienciación sobre el uso de prendas reflectantes se centran en el colectivo de más de 65 años. Las autoridades de Tráfico alertan de la cada vez más elevada edad de los peatones fallecidos en la comunidad: una media de 81 años.

Los mensajes se repiten en cada campaña de sensibilización con peatones apelando a los protagonistas pero también a los familiares a convencer de la importancia del uso de las prendas reflectantes. Y es que seguramente su uso habría salvado la vida a quienes son víctimas de un atropello. “Tenemos que cuidar a nuestros mayores, se están muriendo en la carretera. Lo mismo que los hemos protegido frente al COVID, vacunándolos y diciéndoles que era lo mejor, tenemos que convencerlos de que deben llevar prendas que les hagan visibles a los demás”, aconsejan en cada charla que organizan con este colectivo vulnerable.

Para tratar de atajar el elevado número de atropellos en Galicia, la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil reforzó ya en 2014 la vigilancia de las zonas que concentran un mayor número de viandantes arrollados y promovió más charlas para la población de riesgo –los mayores de 65 años–, así como intensificó el reparto de chalecos reflectantes.

Ordes, Padrón, Ferrol, Cedeira, Vimianzo, A Estrada, Cambados, Vilagarcía o Caldas. Son algunos de los puntos que aparecen en la hoja de vigilancia de la Guardia Civil de Tráfico por ser zonas de especial riesgo de atropello. Una de las carreteras de mayor riesgo en la comunidad gallega es la DP-1914 (Carballo-Santiago), es la que concentra un mayor número de viandantes fallecidos de la provincia.

Este plan especial de vigilancia incluyó el despliegue de coches camuflados, provistos con radares de última generación, por las zonas más conflictivas para los peatones. Y es que la probabilidad de una muerte en un atropello a 30 kilómetros por hora es del 10%, a 50 km/h se eleva al 70% y a partir de 60 km/h roza el 100%.

Compartir el artículo

stats