Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

De la sombra al centro del escenario

Las alabanzas a un Feijóo ausente superan los halagos al nuevo líder

Rafa Domínguez, Marta Fernández Tapias, Rueda, Pazos Couñago y Luis López Diéguez, detrás del público. | // ALBA VILLAR

En el atril, el andaluz Elías Bendodo intercalaba bromas sobre el pulpo con ataques al PSOE. Las miradas de los asistentes se centraban en él. Mientras, detrás de todos ellos, Alfonso Rueda observaba, solo, lo que sucedía allí, con unos cuantos colaboradores cerca de él hasta que lo conminaron a alejarse para cumplir con la entrada en escena planificada. Nadie se fijaba en él, ajeno el público a lo que sucedía a sus espaldas.

Ese momento ilustró el cambio de vida de Rueda, que en una semana abandona el segundo plano, un lugar relevante en el proscenio, por el centro de los focos, relevando a un Feijóo con un historial de éxitos autonómicos: cuatro mayorías absolutas consecutivas. La exministra Ana Pastor, amiga de Rueda, resumió el reto que asume el nuevo presidente del PPdeG y titular de la Xunta desde la semana pasada. “En este partido hay recambio y hay legado. Es el partido de Manuel Fraga, Mariano Rajoy y Alberto Núñez Feijóo”, indicó. Ese es el listón para Rueda.

Tan grande parece el hueco que debe llenar que las alabanzas a Feijóo de varios intervinientes superaron a las loas a su sustituto, convocando más melancolía que ilusión entre los asistentes. Los cambios generan recelos y en el partido se palpa la incertidumbre por una etapa que mantiene la mayor parte de la tripulación de Feijóo, pero con otras manos al timón.

Marcar estilo propio y darse a conocer constituyen dos de los retos de Rueda, que fue fiel a sus costumbres en la llegada tardía al recinto ferial, cuando ya habían intervenido Rafa Domínguez, presidente del PP de la ciudad, o Ana Pastor. Lo hizo acompañado de la viguesa Marta Fernández-Tapias y del propio Domínguez.

Rueda también quiso mantener su afición por correr a primera hora antes de iniciar la jornada laboral para despejar la mente. De hecho, retó a Bendodo, otro corredor reconocido, a una sesión esta mañana. “Me dijo que los andaluces nos vendían el pulpo, así que en vez quedar a las 10 de la mañana, quedaremos a las 7. Quien quiera, que venga”, retó entre bromas tras un discurso que dejó en el aire si el PPdeG realizará algún cambio ideológico respecto a la etapa de Feijóo. Según Rueda, se trata de dar continuidad al proyecto del que él ha formado parte.

En el partido asumen la necesidad de dar a conocer al que será su candidato en las autonómicas de 2024 tras tantos años de un presidencialismo absoluto, con un Feijóo, que hoy intervendrá en la clausura del congreso orgánico, que parecía gobernar en solitario la Xunta. De momento, Rueda tiene por delante el reto de aumentar su grado de popularidad y de marcar un perfil propio que permita celebrar un congreso del partido y que se hable más de su elección que del antiguo referente ausente.

Compartir el artículo

stats