Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Galicia usará inteligencia artificial para calcular los medios para extinguir un fuego

La tecnología permitirá realizar simulaciones de la gravedad y evolución de los incendios en 2024. Medio Rural usará su recomendación para desplazar a su personal a la zona

Varios miembros del servicio de extinción luchan contra un fuego en Rianxo en 2019. | // NOÉ PARGA

Una aplicación informática empleará inteligencia artificial para simular en tiempo real la evolución de un incendio forestal y permitir a los técnicos de la Consellería de Medio Rural afinar la cifra de medios materiales y humanos necesarios para atajar las llamas. Ese es, al menos, el plan de este departamento para aplicar en 2024 y que costará casi 900.000 euros.

La Axencia para a modernización tecnolóxica de Galicia (Amtega) licitó hace unos días un contrato para el desarrollo de “nuevas funcionalidades, soporte, resolución de las incidencias y explotación de datos en el sistema de información de gestión de incendios forestales de Galicia”. Pretende utilizar modelos de simulación que permitan a los técnicos de Medio Rural tener una estimación de cómo puede evolucionar un incendio, hacia qué zonas, con qué virulencia en función las características del terreno (especies forestales y cortafuegos, por ejemplo), de las condiciones de viento, temperatura o calor, etc.

La administración quiere dotarse de un “sistema experto de ayuda a la toma de decisiones, sugiriendo en base a la inteligencia artificial el despacho de recursos óptimo para cada escenario, atendiendo a las simulaciones de incendio realizadas en tiempo operacional, a la simultaneidad de incendios, a la operatividad del dispositivo, a la localización...”, establece el pliego de condiciones para contratar este sistema. De esa forma, podrían ahorrarse tiempo en el envío de efectivos a un incendio por un cálculo que infravalore la posible evolución de un incendio, lo que permitiría reducir daños. En la última década, las llamas calcinaron casi 200.000 hectáreas en la comunidad, con especial virulencia en la provincia de Ourense. Además, mataron a cuatro personas en la ola de octubre de 2017.

Grupo de vecinos trabajan en el incendio en la zona de Zamanes, en Vigo. FDV

A pesar de que un programa informático ofrecerá la recomendación sobre cuántas motobombas y cuadrillas son óptimas para atajar un incendio, la última palabra la tendrán los técnicos del sistema de extinción. “El criterio humano será el que decida, solo se pretende apoyar la toma de decisiones, dotar al personal de una herramienta que dé información a la persona responsable de la movilización de medios personales y materiales”, aclaran desde el departamento dirigido en funciones por José González.

El contrato, cuya adjudicación se prevé este año y cuyo plazo de ejecución es de 24 meses, también incluirá la geolocalización y telemetría de los drones y cámaras (Medio Rural cuenta con 140) empleados para tener imagen y datos en tiempo real de cada fuego. También integrarán la información sobre la posición y descargas de medios aéreos.

“Estas actuaciones suponen la continuidad de las líneas de trabajo de la Amtega mediante la incorporación de las tecnologías digitales avanzadas en el plan de prevención y defensa contra los incendios”, resume Medio Rural.

La administración usará el big data para afinar las alertas por riesgos de llamas

El recurso a las nuevas tecnologías y el big data (tratamiento masivo de datos a través de algoritmos) debe aumentar en la lucha contra los incendios. Así consta en las directrices que marcan la elaboración de la nueva ley contra los fuegos forestales, que la Xunta prevé impulsar este año.

Una de las funciones que se quiere reservar a este campo es mejorar las alertas tempranas del riesgo de incendios. “Se debe incentivar el uso de herramientas tecnológicas (simuladores de comportamiento del fuego y programas de optimización a escala espacial y temporal) para la determinación de áreas de actuación prioritarias en función del comportamiento potencial del fuego, probabilidad de registro de incendio y criterios de optimización”, según consta en las citadas directrices.

Incendio forestal en la provincia de Ourense FDV

Para alcanzar ese objetivo se revisarán al menos cada tres años la cartografía de los montes y se mejorará el cálculo del índice riesgo diario de incendios (IRDI), con mayor capacidad de predicción a corto plazo y mayor detalle geográfico.

La implantación de la inteligencia artificial en la administración afecta a cada vez más ámbitos. Medio Rural también impulsa otro proyecto para crear un sistema online que le dé información a la carta a los productores agrarios (productividad, predicciones climatológicas) sobre sus parcelas, con el plazo de 2023 para su puesta en funcionamiento.

Compartir el artículo

stats