Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Más de 2.100 escolares gallegos ponen a prueba sus conocimientos en PISA

El examen comenzó a finales de marzo y se prolongará hasta mayo en 58 centros

Un grupo de estudiantes en el acceso a un instituto. | // XOÁN ÁLVAREZ

En los últimos años, desde que se conocen los resultados de la última edición de PISA, la de 2018, las autoridades educativas gallegas presumen de un sistema que ha permitido a sus escolares de 15 años brillar por sus resultados en un examen que pone a prueba los conocimientos de estudiantes de 80 países de la OCDE. En esa convocatoria, Galicia se situó de líder de España en competencia científica (510 puntos) y experimentó una mejora en los resultados en matemáticas (498) que la llevaron a poder codearse con Alemania, Suecia o Finlandia. Incluso en lectura, un aspecto de la prueba cuyos resultados hubo que interpretar con precaución por “anomalías” en el examen, los adolescentes gallegos lograron un lugar en el podio autonómico: los terceros (494).

Ahora mismo están teniendo ya lugar en los centros educativos de todo el Estado –también gallegos– los exámenes correspondientes a la edición de 2022, después de que la pandemia retrasase un año el calendario de las pruebas, previstas en un principio para la primavera de 2021. Si en 2018 fueron unos 1.600 escolares los que levantaron el listón, ahora les toca revalidarlo a un total de 2.140 compañeros más jóvenes, nacidos en 2006 y en su mayoría estudiantes de 4º de ESO. La cifra es una tercera parte superior a la de entonces y desde la Consellería de Educación explican que permitirá obtener datos del sistema educativo gallego.

Ya en pasadas convocatorias Galicia participó con una muestra ampliada, lo que posibilita que los datos obtenidos den pistas concretas no solo del rendimiento académico de los estudiantes, sino de su percepción de la igualdad de género, del estado de la convivencia en las aulas, del nivel de absentismo, de la capacidad de los alumnos para moverse en un mundo interconectado o incluso de cómo se ven a sí mismos y sus aspiraciones.

Competencias

En esta edición de PISA la competencia matemática se situará como la materia principal, mientras que la comprensión lectora y científica aparecen como secundarias. Las tres se miden en alumnos de 15-16 años, al finalizar la etapa de enseñanza obligatoria. Además, como ocurre en cada cita, se incluye una competencia “innovadora” extra. En 2018 fue la digital y esta vez será el pensamiento creativo.

Desde el INEE (Instituto Nacional de Evaluación Educativa), que gestiona la prueba en España, explican además cómo en el estudio actual “se mide la evolución del conocimiento y las habilidades de los estudiantes en un contexto de proliferación de las tecnologías de la información y la comunicación, y su capacidad para responder a las demandas de un mundo en constante cambio, donde la innovación y la creatividad son elementos clave para la adaptación”. Incluso se sabe ya cuál será la competencia invitada de la siguiente cita, en 2025: la destreza en lengua extranjera.

En las pruebas participan 2.140 estudiantes gallegos de 58 institutos –entre más de mil centros educativos en todo el Estado– desde el pasado 28 de marzo y su finalización está prevista para el día 9 de mayo. No obstante, habrá que esperar a 2023 para conocer los resultados.

El estudio permitirá a Galicia medirse con 80 países. La última vez salió bien parada. Con motivo de una visita realizada por el conselleiro de Educación, Román Rodríguez, a Andreas Schleicher, coordinador del informe PISA,

Educación resumía el buen hacer de sus alumnos en que Galicia es la primera comunidad de España en el “promedio” de los resultados en las tres competencias –Ciencias, Lectura y Matemáticas– del último informe, superando el rendimiento promedio de España por 21 puntos, el de la Unión Europea, por 10, y el de la OCDE, por 13. Esta puntuación, resaltaba, sitúa el sistema educativo gallego al nivel de Irlanda, Reino Unido, Eslovenia, Nueva Zelanda, Suecia, Países Bajos, Dinamarca, Alemania, Bélgica, Australia, Suiza y Noruega.

El informe PISA también ha salido a relucir en los últimos meses como posible modelo para la reforma de la ABAU que el Ministerio plantea para 2024 en aras de dar más homogeneidad a los exámenes. Se trataría, según lo avanzado, de ir menos a los contenidos y más a saber cómo aplicarlos, de un modo “parecido” a PISA.

Compartir el artículo

stats