Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arquitectos prevén que los retrasos en la construcción se verán “duplicados” en un año

La falta de mano de obra se agudizará cuando el bum de proyectos visados logre licencia | ”No hay una varita mágica”

Obras de construcción que se realizan este mes en una localidad gallega. | // IÑAKI OSORIO

“Arquitectos y notarios somos la punta del iceberg en la construcción y, tras este momento de boom de proyectos que estamos firmando y que tardarán ocho meses en obtener licencia, no podrán realizarse. Ahora existe un problema, pero dentro de un año, se habrá duplicado”, vaticina el arquitecto gallego Alejandro García, que lidera el despacho del mismo nombre y que ya ha visto cómo se retrasan dos de las obras que realiza actualmente –dentro de Galicia, en Barcelona y Canarias–. “Va a ser un gran problema dentro de un año; no estamos preparados y en la construcción no existe una varita mágica para formar a profesionales especialistas”, añade.

Al consabido problema de la escasez de materiales de construcción, que se nota tanto en los incrementos de precios –la madera ha duplicado su precio, pero también la cerrajería y metales y para el cemento hay previsiones brutales para los próximos meses– como también en los plazos de ejecución, que se pueden dilatar hasta un año para entrar a trabajar. “Hasta diciembre de 2022”, aseguran fuentes consultadas. Pero sin duda, la peor parte llega por la falta de mano de obra cualificada, confirma la arquitecta y decana del Colexio de Arquitectos de Galicia (COAG), Elena Ampudia. “Los profesionales que hay, están sobrepasados. En el Colegio no notamos esa lentitud en el proceso porque por aquí solo pasa el proyecto cuando se visa o registra, pero lo sabemos por nuestra actividad profesional”, matiza. “Nuestro principal problema es el tiempo que van a tardar en tramitarse las licencias con cargo a las ayudas Next Generation y también la subida del precio de esas obras por el encarecimiento de los materiales”, añade Elena Ampudia. “Es totalmente inédito el hecho de que solo garanticen los presupuestos 15 días, lo que estamos viendo en el día a día no había pasado en los últimos 20 años”.

Por otra parte, la Federación Galega de Empresas Inmobiliarias (Fegein) denunció hace unos días esperas medias de 14 meses para obtener licencias de construcción municipal o autonómicas, dilación “inasumible para muchas empresas por el alto coste”.

El Colegio Oficial de Administradores de Fincas de Galicia (Coafga) alertó de que la “parálisis actual” del sector de la construcción ponía “en peligro” la percepción de los citados fondos europeos destinados a la rehabilitación energética de edificios en Galicia. De hecho, la Xunta decidió ampliar hasta el 30 de septiembre del año que viene –diez meses más– el plazo para poder ejecutar y justificar las obras subvencionadas con cargo al programa de fomento de la conservación, mejora de seguridad y accesibilidad en viviendas y edificios residenciales. Los factores que explican esta ‘tormenta perfecta’ son variopintos: “A raíz de la crisis de la construcción muchos trabajadores se fueron a otros gremios y ahora no hay trabajadores suficientes”, explica Alejandro García.

Pero la falta de mano de obra especializada –pladuristas, pintores, electricistas– es un problema difícil de resolver a corto plazo porque su formación requiere de tiempo. Arquitectos gallegos aseguran “hay alguna constructora que se está planteando no hacer una obra, por la subida del precio de los materiales, porque no tiene operarios y ve que no cumplirá los plazos, por lo que podría ser penalizada”.

En el día a día de las comunidades de vecinos y particulares también detectan esta situación: presupuestos que solo valen semanas o plazos para comenzar las obras que llegan hasta diciembre del año que viene.

Compartir el artículo

stats