Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Xunta clarifica la atribución municipal para autorizar campings y áreas de autocaravanas

Autocaravanas estacionadas en el acceso a Cabo Udra, en el concello de Bueu. | // SANTOS ÁLVAREZ

La pandemia disparó un tipo específico de turismo, el que buscaba espacios abiertos para reducir el riesgo de eventuales contagios, por lo que la mirada se fijó en los campings y en las áreas destinadas a autocaravanas. Aumentó por tanto la demanda de servicios para esta modalidad, sobre todo en las zonas costeras, las más atractivas para el visitante, lo que a su vez derivó en una cierta confusión por parte de los concellos, dado que no sabían muy bien cómo darle respuesta a la creación de nuevas instalaciones para atender a este tipo turismo. Ante el volumen de consultas de carácter urbanístico que llegó a la Xunta para que aclarara determinados aspectos sobres estas infraestructuras de esparcimiento, el Gobierno gallego ha decidido modificar un par de artículos de la Lei do Solo para dejar claro que los concellos pueden autorizar nuevos campings mediante licencia municipal directa y que las áreas de estacionamiento de caravanas en tránsito –no permanente- se pueden ubicar en suelo rústico.

No se trata de una novedad en sentido estricto, pero la Xunta ha querido, para despejar las dudas de las administraciones locales, reformar la Lei do Solo y dejarlo explícito. El cambio se hará mediante la ley de acompañamiento de los presupuestos gallegos para 2022, cuyo proyecto ya ha sido elevado al Parlamento.

Dudas municipales

“En cuanto a las zonas habilitadas específicamente para el estacionamiento de caravanas y autocaravanas en tránsito, teniendo en cuenta que algunos concellos no tenían claro si este uso resultaba admisible o no en suelo rústico y ante la proliferación de este tipo de turismo debido a la pandemia, se entendió necesario aclarar que estos estacionamientos sí son admisibles en estos ámbitos”, indica la Consellería de Medio Ambiente.

El único matiz es que, en función del tipo de suelo rústico y el nivel de protección en el que se pretendan implantar esta área de aparcamiento, será necesario contar con el informe favorable previo del organismo sectorial competente.

De esta forma, los concellos podrán autorizarlos directamente a través de las pertinentes licencias. Con la precisión de que son áreas para caravanas y autocaravanas “en tránsito”, es decir, que no pueden estar aparcadas todo el año, que para esta finalidad existen otras infraestructuras.

Sin planes especiales

En cuanto a los campings, las dudas de los ayuntamientos eran sobre si necesitaban tramitar previamente un plan especial antes de autorizarlos. La Xunta deja ahora negro sobre blanco que no hace falta, que basta con el permiso municipal, si bien las instalaciones deben ajustarse a los requisitos que establece el decreto autonómico que regula este tipo de establecimientos.

De lo que se trata es de aportar una solución definitiva ante las dudas recibidas planteadas a este respecto por parte de los ayuntamientos, sobre todo de aquellos costeros y en los que la actividad turística tiene un mayor peso y este tipo de espacios e instalaciones tienen una mayor implantación. De este modo, se refuerza la seguridad jurídica en la aplicación de la normativa urbanística vigente por parte de los concellos”, destaca el departamento dirigido por Ángeles Vázquez.

Además, la Xunta elaborará una ordenanza tipo con criterios comunes sobre las áreas de aparcamiento de autocaravanas en tránsito para autorizar su estacionamiento favoreciendo la convivencia entre visitantes y vecinos y asegurando el respeto al entorno natural.

Compartir el artículo

stats