Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El declive de la natalidad se acentúa en el primer trimestre del año

El invierno demográfico no tiene fin en Galicia. El primer trimestre del año se cerró con tan solo 3.380 nacimientos en Galicia, una cifra que supone caída del 12,2% con respecto al mismo periodo de 2020. Se registraron 470 alumbramientos menos, según los datos avanzados ayer por el Instituto Galego de Estatística (IGE). Pero no solo eso, sino que es también el de menos nacimientos de todos los trimestres desde 1996, primer año a partir del cual el IGE permite hacer comparaciones trimestrales.

En cuanto a las defunciones, entre enero y marzo se contabilizaron 8.937, lo que supone apenas un 3% menos que las 9.220 del primer trimestre del año de la pandemia.

Estos números dan como resultado que el saldo vegetativo (nacimientos menos defunciones) es negativo en Galicia en 5.557 personas en el primer trimestre de este año.

Se trata de una dinámica que avanza firme en la comunidad y para la que no parece haber solución. En todo 2020 el número de nacimientos fue de 15.263, la cifra más baja desde que comenzaron los registros sistemáticos en 1975. Y las defunciones resultaron también las más elevadas desde el mismo año: 32.822, lo que arroja el peor saldo vegetativo de la historia, que es negativo de forma continuada desde 1988.

En tan solo cinco ayuntamientos se produjeron el pasado año más nacimientos que fallecimientos: O Porriño (35), Salceda de Caselas (14), Ames (48), Arteixo (2) y Oroso (3). Esto da además una idea perfecta de que el declive demográfico es general y que ni las ciudades ni la vertiente atlántica de la comunidad se escapan de sus efectos.

El envejecimiento futuro

La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, y el titular de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, serán dos de los encargados de inaugurar el foro “Diálogo sobre el Futuro del Envejecimiento”, que se celebrará durante el lunes y el martes en el Centro Obra Social Abanca de Santiago con la participación de expertos académicos y representantes de instituciones autonómicas, estatales y europeas.

Estas jornadas, según informan Abanca y el Ayuntamiento de Santiago –dos de las entidades colaboradoras–, buscarán “enriquecer el debate público sobre el futuro del envejecimiento demográfico del país” y “ofrecer a la ciudadanía la posibilidad de participar directamente” en la conversación sobre cómo afrontar los retos y oportunidades que de él se derivan.

Los “Diálogos sobre el Futuro” son unas iniciativas del Gobierno, la Comisión Europea, el Europarlamento y otras 70 instituciones –ayuntamientos, ejecutivos autonómicos, fundaciones y universidades– que quieren impulsar debates en torno a los desafíos del mundo posCOVID.

Compartir el artículo

stats