Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Plaza fija para interinos sin opositar

Protesta en Pontevedra contra la temporalidad laboral en las administraciones públicas.  |  // GUSTAVO SANTOS

Protesta en Pontevedra contra la temporalidad laboral en las administraciones públicas. | // GUSTAVO SANTOS

Tras aprobarse en primera instancia el decreto ley para dar estabilidad laboral al personal interino que trabaja en las administraciones públicas, la Xunta ha hecho un cálculo provisional del número de empleados a los que afectará una de las últimas medidas incorporadas a la reforma legal: la que permitirá acceder a una plaza fija sin previamente pasar por una oposición. Esta vía queda reservada para los interinos que lleven en el puesto más de diez años, es decir, que ocupan una plaza estructural pero de forma temporal. En esta situación, según avanzó ayer el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, hay al menos 2.000 empleados en la Administración autonómica, que podrán ganar la plaza sin opositar.

Esta ruta para dar estabilidad a las plantillas de trabajadores públicos no estaba prevista inicialmente. Fue una concesión de última hora –el pasado miércoles– del Ministerio de Hacienda para conseguir que el decreto ley iniciara su tramitación en el Congreso, cosa que hizo por un solo voto a favor de diferencia. Los detalles tanto de esta vía como de la posibilidad de dejar a las autonomías que decidan si los exámenes de estabilización para el resto de interinos son eliminatorios o no, se tendrán que incorporar ahora a la reforma, ya bajo la fórmula de proyecto de ley y no de decreto ley.

En todo caso, Feijóo advirtió de la “enorme inestabilidad e inseguridad jurídica” a la que, bajo su punto de vista, da pie el decreto, ya que se ha convalidado en el Congreso, pero con el objetivo de cambiarlo. “Resulta todo muy sorprendente y tengo que lamentar que se esté frivolizando con el empleo en la función pública”, reprochó al término del Consello. “Esperemos que esto no acabe en un pleito”, añadió, para concluir que sería “bastante frustrante” que tras haber buscado “soluciones aparentes” la normativa acabe recurrida en el Tribunal Constitucional.

Los más de 2.000 interinos con diez años en el mismo puesto pertenecen a la administración general, dado que la reforma no afecta ni al ámbito educativo ni al sanitario. Para esos dos colectivos se tendrá que elaborar una norma específica para reducir la temporalidad y solo si al año de entrar en vigor la reforma de los interinos no se ha aprobado, entonces les será de aplicación la ley que ahora inicia su tramitación en el Congreso.

Compartir el artículo

stats