Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Multas de 300 euros en Portugal por tomar las rotondas "a la española"

El código de circulación luso prohíbe la maniobra más habitual en España

Control de tráfico en Portugal de la Guardia Nacional Republicana (GNR).

Control de tráfico en Portugal de la Guardia Nacional Republicana (GNR). FDV

Las rotondas en Portugal no se trazan igual que en España. Pocos lo saben, pero los gallegos deben cambiar el chip al cruzar la raia. De lo contrario, no solo se toparán con sonoras pitadas de los conductores portugueses, sino que atravesar una glorieta "a la española" a la vista de la Guardia Nacional Republicana (GNR) lleva aparejada una multa de entre 60 y 300 euros.

Hace varios años que el país vecino decidió incluir normas claras en su código de circulación sobre cómo se debe trazar una glorieta. En España, más allá de las recomendaciones que periódicamente realiza la Dirección General de Tráfico (DGT), no existe un artículo tan concreto y claro como en Portugal, de ahí las constantes dudas que surgen a este lado de la frontera. Entre ellas, está una de las más habituales y que puede dejarte sin 300 euros en Portugal: utilizar siempre el carril derecho (exterior) de la rotonda.

¿Puedo utilizar siempre el carril derecho?

Infografía de la DGT sobre cómo se debe y no se debe circular en una glorieta.

Infografía de la DGT sobre cómo se debe y no se debe circular en una glorieta. Tráfico y Seguridad Vial / DLirios

Aunque no es lo recomendable a no ser que se vaya a tomar la primera o segunda salida de la glorieta, en España los conductores que circulan por el carril derecho tienen prioridad. Además, no se puede abandonar la rotonda desde los carriles interiores directamente sin antes haberse posicionado en el derecho. Pero, ¿se puede recorrer una rotonda completa por el carril exterior? La verdad es que sí, pero no es lo más recomendable si lo que se va a hacer es abandonar la glorieta en las últimas salidas o si se va a hacer un cambio de sentido. Nada en el Reglamento General de Circulación español lo impide. Y aquí radica la principal diferencia con Portugal que está creando importantes problemas cuando los españoles cruzan al país vecino.

¿Cómo hay que tomar las rotondas en Portugal?

El código de circulación luso es claro: el carril derecho de las rotondas solo se puede utilizar para tomar la primera salida (cuando se accede a la glorieta) o la más inmediata (una vez que se está dentro de ella). De hecho, es probable que muchos gallegos no solo hayan recibido sonoras pitadas en sus viajes al país vecino, sino que probablemente se han sorprendido al ver que el carril izquierdo de acceso a las glorietas está muchas veces más congestionado que el derecho. En su ley está la respuesta:

Un paso fronterizo de Portugal. EFE

Según el código de circulación de Portugal, en las rotondas los conductores deben adoptar el siguiente comportamiento:

  1. Entrar en la rotonda después de ceder el paso a los vehículos que están circulando ya por ella. Este primer punto es igual que en España. Los vehículos que están dentro de la glorieta tiene prioridad sobre los que van a acceder a ella.
  2. Si pretende salir de la rotonda en la primera salida, debe ocupar el carril de la derecha.
  3. Si pretende salir de la rotonda por cualquiera de las otras salidas, solo debe ocupar el carril más a la derecha después de pasar la salida inmediatamente anterior a aquella por donde pretende salir, aproximándose progresivamente a esta y cambiando de carril tras haber tomado las debidas precauciones.
  4. Sin perjuicio de lo dispuesto en los apartado anteriores, los conductores deben utilizar el carril más conveniente a su destino.

Multas

Esta normativa deja claro que a la hora de incorporarse en una rotonda en Portugal solo se puede hacer a través del carril derecho si se va a tomar la primera salida. Si no es así, hay que entrar obligatoriamente en el o los centrales y pasar al exterior solo unos metros antes de que se vaya a tomar la salida. Infringir esta normativa supone sanciones de 60 a 300 euros.

Compartir el artículo

stats