Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Muere el jefe de Aduanas de Galicia: el discreto ariete de la Justicia contra los narcos

Lino Alonso, con la mano en alto, durante la descarga del alijo del “Gure Leire”, en 2019. |   // ALBA VILLAR

Lino Alonso, con la mano en alto, durante la descarga del alijo del “Gure Leire”, en 2019. | // ALBA VILLAR

Uno de los principales azotes de los clanes del narcotráfico en los últimos 40 años y estrecho colaborador de jueces como Baltasar Garzón, Carlos Bueren o José Antonio Vázquez Taín. El jefe de operaciones del Servicio de Vigilancia Aduanera en Galicia (SVA), Hermelino Alonso Eiras, natural de Ortigueira, falleció el martes mientras jugaba un partido de pádel en A Coruña, ciudad en la que residía. En su larga trayectoria en la lucha contra el tráfico de drogas, Eiras consiguió incautar toneladas de cocaína al frente de Aduanas. Solo con Taín decomisó más de 50.000 kilos de cocaína y 30.000 de hachís.

El último acto público en el que participó como máximo representante de Vigilancia Aduanera en la comunidad fue la semana pasada con motivo de la botadura en Moaña del Cóndor, el nuevo patrullero de Aduanas para la lucha contra el narcotráfico.

Por su trayectoria, veteranía y dedicación a su trabajo, Alonso Eiras era un símbolo en el Servicio de Vigilancia Aduanera, tanto en Galicia como en España, y un referente para las Aduanas de Europa. A sus 62 años, deja mujer y un hijo.

Investigaciones

Prácticamente no hay grandes operaciones contra el narcotráfico en Galicia en las que no haya participado el veterano agente de Aduanas. Marcial Dorado, Laureano Oubiña, Manuel y José Luis Charlín y su familia o Sito Miñanco están en la lista de históricos del narcotráfico a los que frustró sus planes de grandes alijos. Sus investigaciones permitieron desarticular desde los años 80 los grandes clanes de la droga, capturar a los grandes capos y también frenar a los nuevos cachorros del negocio del narcotráfico. Una actividad que llegó a situarle en la diana de las grandes mafias de la droga y también de grupos terroristas nacionales.

Nacido en diciembre de 1959 en Ortigueira, era desde hace casi 40 años uno de los pilares en la lucha contra las redes de tráfico de drogas. Junto con el magistrado José Antonio Vázquez Taín participó en las primeras grandes operaciones contra el tráfico marítimo de estupefacientes a gran escala que se dirigieron contra las organizaciones criminales desde el pequeño juzgado de Instrucción de Vilagarcía, unas actuaciones pioneras porque hasta entonces solo la Audiencia Nacional hacía frente a las causas por narcotráfico.

Perfil

El Servicio de Vigilancia Aduanera en Galicia se ha quedado huérfano. La inesperada muerte de Lino Alonso, jefe regional adjunto del organismo, deja sin uno de sus principales referentes a nivel personal y profesional a los grupos de la lucha internacional contra el narcotráfico. Su labor en los últimos treinta años fue clave para situar al SVA en la élite mundial de la lucha contra el tráfico de drogas y desarticular y frenar a las organizaciones gallegas.

Lino llegó a la Dependencia Regional de Aduanas y Vigilancia Aduanera de A Coruña en 1992 y se le nombró coordinador regional. Su actividad se centró primero en la lucha contra el tabaco de contrabando, cuando grandes mercantes se quedaban en aguas fuera de la jurisdicción española mientras las planeadoras descargaban el rubio de batea en playas y puertos de las Rías Baixas. Después legaron los grandes alijos de cocaína y hachís en una época dura, con pocos medios y poco apoyo social. Aduanas, dependiente de la Agencia Tributaria, tenía mejores medios que Policía Nacional y la Guardia Civil, entre otras cosas los barcos con los que se apresaban los barcos nodriza.

Taín

Lino formó un tándem pionero con el juez de Vilagarcía, José Antonio Vázquez Taín, al plantar cara a las organizaciones gallegas desde un juzgado de instrucción. Por primera vez la persecución del narcotráfico salía de la Audiencia Nacional, merced a un auto del Supremo que consideraba que no había causa de nulidad por ello.

En febrero de 1999 hicieron su primera operación de contrabando de tabaco en A Illa. Pero también apresaron el buque Abrente con 3.600 kilos de cocaína y el velero Chadband con tres toneladas de hachís. Su exitosa trayectoria al retirar del mercado decenas de toneladas de estupefacientes, le puso en la diana de organizaciones criminales y también de un grupo terrorista. Pero lejos de doblegarse, puso en marcha en 2008 la denominada Operaciones Suntuarias. La Agencia Tributaria investigó un millar de viviendas de lujo y el patrimonio de todos los capos y narcos condenados por narcotráfico en Galicia. Volvieron al banquillo por blanqueo de capitales y casi todos perdieron sus bienes.

Compartir el artículo

stats