Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los colegios le abren sus puertas a la sociedad

Alumnos en el patio de un colegio gallego.

Los colegios públicos gallegos abrirán sus puertas al resto de la población para albergar cursillo para adultos o competiciones en sus instalaciones, pero también para familiarizar a los alumnos con las empresas o artistas locales. Esta es una de las claves del nuevo plan de la Consellería de Educación para ampliar el abanico de actividades acogidas en los alrededor de 1.000 centros educativos de la comunidad de titularidad autonómica: 800 de infantil y primaria y más de 200 de secundaria y bachillerato.

Por primera vez, la Xunta plasmará una guía común de arquitectura pedagógica que orientará no solo el gasto de 191 millones hasta 2024, sino el futuro de los colegios en su relación con el exterior, según proclamó ayer el presidente del Ejecutivo, Alberto Núñez Feijóo.

Varias patas componen esta guía para “definir y diseñar los espacios escolares del futuro”, teniendo en cuenta también las necesidades puestas de manifiesto por la pandemia de COVID-19. Fijará unas normas para la construcción de nuevos centros y para aquellos sean rehabilitados, como contar con patios cubiertos, a ser posible por madera, y con espacios versátiles donde se usen tabiques móviles y se garantice una mayor ventilación.

Pero también apostará por una nueva filosofía en su uso. “Los colegios quedarán abiertos a las comunidades locales para que puedan, por ejemplo, acudir a mejorar sus competencias digitales”, ilustró Feijóo en la rueda de prensa posterior al Consello de la Xunta.

Cada centro podrá diseñar proyectos que les permitan tender puentes con sus vecinos y abrirse a los no escolares. Podrán optar por proyectos artísticos, por usar aulas para cursos de informática o por impulsar portales para promocionar tiendas o empresas del entorno, por poner algunos ejemplos. “Cada colegio tendrá su proyecto y diseñará sus características”, explican desde el departamento dirigido por Román Rodríguez.

En este sentido, se apostará por el diseño de “espacios accesibles e inclusivo”, al tiempo que sus instalaciones podrán ser utilizadas por ciudadanos ajenos al entorno educativo. “Dispondrán de canchas polivalentes para disponer de pistas polifuncionales y de uso fuera del horario escolar. No tiene sentido que en un pueblo sin polideportivo cierren las pistas del colegio”, ejemplificó Feijóo.

Eficiencia energética

En el terreno energético, todas las rehabilitaciones que se acometan y las nuevas construcciones deberán orientarse a reducir la demanda de calefacción y la reducción del consumo. Para ello, “además de actuar en los aislantes de los edificios, la Xunta promoverá a instalación de centrales de biomasa”, señala Educación, en una dirección similar a al aplicada en otras instalaciones autonómicas.

Compartir el artículo

stats