Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El sector forestal tiene margen para crecer un 50% al aumentar la demanda de madera

En una década las necesidades de este recurso se elevarán un 24% en Europa | La Xunta prevé incrementar un 30% las talas | Los expertos apuestan por transformar el producto

Explotación forestal de eucaliptos

Explotación forestal de eucaliptos Carlos Pardellas

La madera podría convertirse en el nuevo petróleo. En el camino hacia una economía sostenible algunos expertos consideran que es “la materia prima del futuro”. Y no habrá que irse muy lejos para explotar este recurso. España tiene las mejores condiciones de clima y terreno para la producción de masas forestales y, dentro del territorio nacional, Galicia está en una situación privilegiada pues concentra la mitad de las cortas de madera. Las previsiones apuntan a que la demanda de este recurso en Europa se incrementará un 24 por ciento en un plazo de diez años, mientras que la producción solo aumentará un 6 por ciento, lo que generará un déficit de 316 millones de metros cúbicos de madera al año. Es la gran oportunidad para el despegue del sector forestal gallego. La Xunta, en su borrador de Plan Forestal, prevé elevar un 30 por ciento la producción de madera en veinte años pasando de 9 millones de metros cúbicos al año a 12 millones. Pero el gran reto no es producir más cantidad sino transformar la madera y ofrecer calidad. Si se cumplen estos objetivos, los expertos calculan que el sector podría incrementar su facturación hasta un 50 por ciento –según los últimos datos disponibles, el conjunto de la cadena de la madera genera al año unos 2.300 millones de euros en la comunidad gallega–.

Facturación actual del sector forestal gallego: 2.300 millones de euros anuales

“El objetivo es ser capaz de incrementar el valor añadido de cada metro cúbico de madera que generemos. No es lo mismo exportar troncos o madera laminada que vender muebles de diseño”, pone como ejemplo el director de la Escuela de Ingeniería Forestal de la Universidad de Vigo, Juan Picos.

Y el potencial de la madera es enorme. “Estamos ante una oportunidad única en el sector forestal”, concluye el profesor de Geografía de la Universidade de Santiago, Ángel Miramontes, en su estudio titulado “La industria forestal de España en la Economía circular, ¿su integración es posible?”.

Partiendo de la base de que el futuro será la economía circular, que se basa en un aprovechamiento más sostenible de los recursos y un aumento del reciclaje, la madera se convierte así en un bien preciado. “Es un material renovable, sostenible y se puede utilizar, reutilizar y reciclar”, apunta el estudio publicado por la Universidad Complutense de Madrid. Por eso los expertos creen que terminará sustituyendo a productos como el petróleo o el gas que no son renovables.

“Los productos madereros están en auge”, advierten. Desde la crisis económica de 2008 la producción de madera ha crecido de forma importante. Y se vaticina un incremento de demanda de madera en Europa pasando de los 1.145 millones de metros cúbicos actuales hasta los 1.425 millones en 2030.

Sin embargo, en España este recurso está “infrautilizado”. Y también en Galicia, aunque el porcentaje de explotación en la comunidad autónoma es mayor que en la media nacional. Según Juan Picos, se aprovecha en torno al 45 por ciento del crecimiento anual de la masa forestal del territorio gallego. Eso no significa, advierte, que se pueda duplicar la producción. “Sería exagerado porque no todo lo que crece está en disposición de ser cortado, puede haber árboles en zonas naturales protegidas o que no tengan interés comercial”, explica.

Aún así, añade este experto, el potencial de crecimiento es elevado. El objetivo de la Xunta de aumentar en tres millones de metros cúbicos las cortas anuales le parece “razonable” a Juan Picos, pero advierte que el mayor margen de mejora no está tanto en la cantidad como en la calidad. “Tenemos el viento a favor y hay que transformar la madera inteligentemente. La ventaja es que Galicia tiene el recurso y hay más de 2.000 empresas de transformación familiar con vocación de permanencia”, advierte. Por esta razón, es vital, según dice, apostar por aplicar la innovación al sector de la madera y “diversificar” productos.

Un camión transportando madera Marta G. Brea

Desde fabricar bioplásticos hasta producir grafeno

La madera no solo sirve para hacer muebles o producir pasta de papel. Sus utilidades son enormes y pueden aplicarse a sectores como la construcción, el naval, la automoción o la industria farmacéutica.

Entre los usos más innovadores está la fabricación de bioplásticos. Ahora que se intenta rebajar el volumen de producción de plásticos a nivel mundial, se ha descubierto que se puede fabricar un material parecido, pero sostenible, a partir de la fibra de la madera y que podría usarse, por ejemplo, en la automoción.

Pero el sector forestal podría producir también grafeno. Se trata de una sustancia formada por carbono puro que se utiliza en la fabricación de dispositivos electrónicos. Pues bien, este carbono que hasta ahora se extraía del petróleo, también se encuentra en la madera.

Otra posible aplicación sería la fabricación de biodisolventes, pinturas hechas a base de resina, así como el aprovechamiento de productos forestales para la industria cosmética y la farmacéutica. “La aspirina, por ejemplo, se extrae de la corteza de los árboles”, explica el ingeniero forestal, Juan Picos.

La Xunta planea impulsar, con la ayuda de fondos europeos, una fábrica de viscosa en la que se aprovecharían los recursos forestales para producir fibras textiles.

A estos usos se suma la producción de biomasa, que está teniendo un importante auge en la generación de energía térmica.

“Hay que potenciar también el uso de la madera en la construcción, podrían hacerse revestimientos de madera para cruceros o en hoteles e incluso usar en la automoción para descarbonizar el sector”, añade Picos.

  • Una situación deficitaria

    Con el aumento de un 24% en la demanda de madera en Europa en la próxima década, se generará un déficit de 316 millones de metros cúbicos.

  • Galicia, la mitad de las talas de España

    Galicia concentra la mitad de las cortas de madera de España. En 2019 se talaron 9,4 millones de metros cúbicos de madera, un 3% menos que en 2018.

  • Los objetivos del Plan Forestal

    El objetivo del borrador del Plan Forestal de la Xunta es elevar hasta los 12 millones de metros cúbicos las cortas anuales de madera.

Compartir el artículo

stats