Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los viejos oficios: Álvaro García Villar, cuchillero

El filo del tiempo

En Cornide (Teo) se ubica el taller de un joven emprendedor que se inició en la forja muy pronto. Álvaro García hoy tiene 24 y sus cuchillos artesanales, de los que duran toda la vida, tienen cada vez más demanda dentro y fuera de Galicia

12

Álvaro en diferentes momentos del proceso de fabricación de sus cuchillos en Cornide, Teo. Xoán Álvarez

No se arredró Álvaro García cuando apenas un mes después de abrir su cuchillería en Cornide, en Teo, tuvo que cerrarla a causa de la pandemia. Lejos de desistir, aquel tiempo de parada obligada le sirvió para mejorar su página web, impulsar sus redes sociales y centrarse en las piezas que iba a poner en el mercado. Principalmente, cuchillos artesanos fabricados con métodos tradicionales como son la forja a carbón, el yunque y el martillo. De esos que duran toda la vida y posiblemente acaben usando los nietos y bisnietos. Ya lo dice el propio Álvaro: “Un cuchillo puede pasar de generación en generación, de padres a hijos, adquiriendo no un valor monetario sino un profundo valor sentimental”.

Además de trabajar totalmente a mano, Álvaro es cuidadoso con el medio ambiente. Carbón vegetal en la forja y a todo lo que se pueda reciclar se le da un nuevo uso. Como artesano utiliza materiales naturales para crear piezas únicas e irrepetibles, puesto que no hay dos trabajos iguales. Los aceros al carbono forjados proceden de diversos orígenes que aportan un grado de individualidad y rareza de los que carecen los aceros inoxidables de factoría. En cada cuchillo o cualquier otra pieza está escrita su historia porque este joven emprendedor aprovecha casi todo, desde el clavo viejo de un carro de bueyes a un ancla antigua o el rodamiento de un molino de viento.

Para los mangos, también aprovecha todo lo que puede. Son diseños ergonómicos que se adaptan a todo tipo de manos con materiales naturales diversos, desde madera a cuero u otros metales no ferrosos como bronce, aluminio o plata.

Los usos de los cuchillos de Álvaro son diversos, desde la cocina a la caza o el recuerdo. Xoán Álvarez

Dice Álvaro que en ninguna casa puede faltar un buen cuchillo. Y eso es lo que él hace, cuchillos para los más diferentes usos, que sirvan para cortar en la cocina, para los altos chefs, para la pesca, para la caza o para salir de excursión. También piezas destinadas al regalo, al recuerdo, como navajas o abrecartas que evocan el paso por Santiago de quien adquirió esa obra artesana. Numerosas tiendas de Compostela tienen en sus vitrinas las creaciones de Álvaro, al igual que otros establecimientos de dentro y fuera de Galicia. También comercializa por internet, por lo que sus trabajos tienen destinos internacionales.

"El cuchillo es la herramienta primordial que comparten todas las culturas del mundo y que nos sigue acompañando, superando la prueba más dura que existe; el tiempo”

decoration

El gen de los ferreiros lo lleva en la sangre el joven Álvaro porque su abuelo, Luis Villar, además de cantero, ejerció también de artesano de yunque y martillo, como él. Heredó la pasión y decidió hacerse un hueco en el mundo de la forja, ahora en un planeta interconectado con la ayuda de las redes sociales. Desde Cuchillos Villar (cuchillosvillar.com) Álvaro crea piezas nuevas pero también hace trabajos a medida, por encargo y restauraciones. Como él mismo explica: “El cuchillo es la herramienta primordial que todas las culturas del mundo compartimos y que nos sigue acompañando hasta nuestros días superando la prueba más dura que existe; el tiempo”.

Compartir el artículo

stats