Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

los viejos oficios: idoia cuesta, cestera textil

Cestería con nombre propio

Una artesanía ancestral aplicada al diseño y al mundo contemporáneo es lo que hace Idoia Cuesta, cuyas piezas han desfilado por pasarelas y lucen en marcas de moda. Combinando materiales y técnicas ha puesto la cestería en lo más alto

Idoia con uno de los cestos del conjunto “Abisal”, con el que ganó el premio Artesanía de Galicia Lorena Grandio

Idoia Cuesta dice que no se aburre nunca y su cabeza echa chispas pensando en nuevas creaciones, que han sido y son reconocidas dentro y fuera. Ganadora del premio Nacional de Artesanía, el más reciente en Galicia fue el de 2021 con su colección Abisal, que evoca su fascinación por el mar y su curiosidad por buscar nuevos materiales. La elaboración premiada está hecha con tanza de pesca y forma parte de una antología de cestos basada en la zoología marina. El jurado destacó que Abisal es una “pieza contemporánea con una manufactura tradicional” y “una manifestación contundente del oficio”.

Esta donostiarra residente en Outeiro de Rei (Lugo) optó por cambiar su camino de bióloga por la cestería y eso le transformó la vida. Se formó en el Centro de Artesanía y Diseño de Lugo, participó en numerosos cursos de verano y se especializó en su pasión, que es hacer cestos. Una artesanía ancestral que ella ha sabido aplicar al mundo contemporáneo, y así se pueden hacer desde lámparas a moda, complementos u objetos de decoración. Importantes firmas –Loewe, Adolfo Domiínguez...– se han interesado por su trabajo y ella es la encargada también de impartir clases y talleres.

Dice que su trabajo “se basa en la fusión de la cestería con el textil y la versatilidad de la pieza resultante, a través de la combinación de materiales orgánicos con diferentes técnicas artesanales. A lo largo de estas décadas he aprendido y trabajado con profesionales de muy diversos orígenes, culturas, experiencias y conocimientos que me han abierto la mente y me han aportado nuevas visiones sobre el arte, el diseño, la arquitectura, la moda y la artesanía contemporáneas”.

Trabajando en una de sus piezas; abajo, varias de sus creaciones. LORENA GRANDÍO/ ARTESANÍA DE GALICIA

"Busco que cada pieza tenga una identidad propia, basada en la materia prima utilizada, en los posibles usos que va a tener y en los gustos de la persona que la adquiere”

decoration

Esta artesana busca que sus piezas tengan una identidad propia, “basada en la materia prima que utilizo, en los posibles usos que presenta según las necesidades y gustos de la persona que la adquiere”. Esto le permite crear piezas con espíritu y que despiertan los sentidos.

Idoia ha conseguido que las técnicas de la cestería se introduzcan de lleno en el diseño actual. Fundiendo tradición e innovación ha creado esa colección Abisal, cuyo germen surgió en la costa lucense. Entró en una tienda y vio dos tanzas de color rojo que le llamaron la atención. Se enamoró del material, de su plasticidad y de su translucidez roja, que parecía cambiar de color según le incidía la luz. A ella le recuerda a las anémonas, esa fauna marina de fondos abisales, y de ahí el nombre de la colección.

Cestas, gorros, recipientes, bolsos, jarrones, bandejas, chales… los más diferentes objetos salen de la creatividad de esta artesana, que utiliza materiales diversos, desde fibras vegetales como las variedades del mimbre –que ella misma cultiva– hasta fibras naturales como cuerdas de cáñamo, esparto, algodón o cuerda de papel japonés. Uno con los que mejor se identifica es con la mecha de lana afieltrada que emplea en sus colecciones de cestería textil. La búsqueda de nuevas fibras es otro trabajo que le apasiona, como ocurrió con la tanza de pesca de Abisal.

Compartir el artículo

stats