Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Parajes

Pasos a Compostela por el caminho de torres

Este trazado atraviesa el Norte de Portugal en dirección a Santiago. Villas medievales y ciudades sorprenden con un patrimonio y naturaleza únicos. Cada una de las 24 etapas están revestidas de la permanente memoria literaria que le otorgó Diego Torres Villarroel

Torre del castillo de Pinhel

Torre del castillo de Pinhel

El Caminho de Torres adopta su nombre de su más célebre peregrino, el escritor salmantino Diego de Torres Villarroel, que realizó el trayecto en 1737. Son casi seiscientos kilómetros de un camino diferente y con identidad propia, dividido en 24 etapas que recorren caminos ancestrales de Portugal a España –entrando por Salamanca–, atravesando tanto villas medievales llenas de encanto como ciudades declaradas Patrimonio de la Humanidad.

Capilla del Espíritu Santo, en Mesão Frio

Son cinco las comunidades intermunicipales del Norte de Portugal (do Douro, Tâmega e Sousa, Ave, Cávado y Alto Minho) que se han unido para promocionar y divulgar este trazado, que cuenta con el apoyo del programa Norte 2020 de fondos europeos y abarca quince municipios. Correctamente señalizado y adaptado a los tiempos actuales, esta vía jacobea es de singular belleza y fuerte carga histórica.

Puente del Arco de Pombeiro, Felgueiras

Puente del Arco de Pombeiro, Felgueiras

Después de cruzar Salamanca y conocer sus encantos en las seis primeras etapas, el Camino entra en Portugal por el concello de Almeida desde Gallegos de Argañán tras un recorrido de 23,3 kilómetros. Se nota la diferencia en el asfalto tras pasar el puente sobre el río Turones. Más adelante se encuentra Almeida, villa fronteriza de larga historia, amurallada y fortificada. El Museo Municipal, instalado en el antiguo baluarte de San Juan de Dios, recuerda los distintos períodos militares de la localidad.

Fachada principal del Solar dos Noronhas, Semancelhe

Fachada principal del Solar dos Noronhas, Semancelhe

La etapa siete conduce de Almeida a Pinhel, un recorrido con el río Coa muy presente en el paisaje y en sus puentes. Después de conocer los muchos monumentos de esta villa (convento, iglesia, palacio, museo…), el peregrino pone rumbo a Trancoso, del que le separan 30,5 kilómetros en un trayecto con un grado de dificultad elevado. Hasta Póvoa d’El Rei el camino es cómodo, luego las sendas se vuelven más solitarias con la única compañía de prominentes macizos graníticos hasta que se empieza a divisar el perímetro amurallado de Trancoso.

SIMÓN ESPINOSA | Pincha en en la imagen para ampliar

Después espera Sernancelhe –etapa nueve– que, además de sus castaños centenarios tiene la más antigua representación escultórica del apóstol Santiago que existe en Portugal. Está en su iglesia matriz.

  • Sendas de tradición

    El Caminho de Torres atraviesa el Norte de Portugal a través de villas medievales llenas de encanto y lugares Patrimonio de la Humanidad. Son casi 600 kilómetros que encierran toda la autenticidad de la peregrinación jacobea

Faltan 19 kilómetros para llegar a Moimenta da Beira, punto que culmina la etapa número diez. Moimenta es el corazón de las Terras do Demo, título del célebre libro de Aquilino Ribeiro y marca de un no menos célebre vino. Es la geografía sentimental de uno de los mayores creadores de la literatura portuguesa del siglo XX.

Hasta Lamego, etapa 11 de la ruta, quedan 27 kilómetros. Hay bajadas deslumbrantes, como la que conduce a Ucanha y la impresionante visión del puente medieval con torre de portazgo. Es uno de los monumentos más significativos del Caminho de Torres. Uno de los hijos ilustres fue José Leite de Vasconcelos. Queda una visita demorada a Lamego, llena de esplendor monumental. Más información: www.caminhodetorres.pt

QUÉ VER

Etapas 12 y 13: el Douro como compañía

La etapa 12 conduce desde Lamego a Mesão Frío con el río Douro como gran compañero que guía desde abajo y las vertiginosas vistas de los bancales de viñedos. Después, el siguiente tramo conduce a Amarante, también con río, monumental y hermosa, retiro de São Gonçalo.

VISITA OBLIGADA

Etapa 14: fervor a São Martinho

Quedan 21,5 kilómetros para llegar desde Amarante a Felgueiras. Es la etapa 14, que tiene en São Martinho de Caramos uno de los más deslumbrantes santuarios barrocos de romería del Caminho de Torres. Falta pasar por Moure y llegar a la plaza de A República de Felgueiras. Y disfrutar del Pão de Ló de Margaride.

PATRIMONIO

Etapa 15: Guimarães, encanto del Minho

La etapa 15 tiene como punto culminante Guimarães, declarada Patrimonio de la Humanidad y uno de los encantos de la región del Minho. Es una de las ciudades del Caminho de Torres que hay que descubrir sin prisas, llena como está, de monasterios, palacios e iglesias.

Compartir el artículo

stats