Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Parajes

Entre cimas y riberas

Viejos molinos fluviales, de mareas y de viento. Son algunos de los muchos atractivos que aparecen en las sendas que recorren los ríos y marismas de Catoira, englobadas en los Caminos Naturales de España

Ponte Vella, en el Espazo Natural del Río Catoira

Ponte Vella, en el Espazo Natural del Río Catoira catoira.gal

En el siglo XIX ya existía el Muiño de Machón, también conocido como Muiño do Cura. No es un molino hidráulico al uso porque aprovechaba la fuerza de las mareas para moler. Está situado en el Espazo Natural del Río Catoira y englobado dentro del LIC Sistema Fluvial Ulla-Deza y Red Natura 2000. Hasta este ingenio tradicional llegan algunas de las sendas del concello de la Romería Vikinga, que recorren lugares llenos de encanto.

Vista de las Torres del Oeste desde lo alto catoira.gal

El río Catoira nace en el monte Xiabre y su curso se caracteriza por los hermosos parajes por los que discurre y por los numerosos molinos que existen a su paso. Prados, bosques de ribera, puentes y el agua como elemento esencial del camino, además de la abundante flora y fauna asociada, bajan hasta enlazar con el paseo fluvial.

El trayecto del Catoira fue el primer Camino Natural que se creó en la que fue cuna del arzobispo Diego Xelmírez. Tiene once kilómetros y remata en el muíño de mareas do Cura, donde se convierte en una ruta que continúa en dirección a las Torres do Oeste, vestigio del viejo Castellum Honesti reconocido desde hace más de medio siglo por su fiesta vikinga.

Molino fluvial

El Muiño de Machón es una estructura de grandes dimensiones que constaba de tres pisos y fallado en la parte de vivienda y de dos en la zona de molienda. Embalsaba el agua de la pleamar a través de una presa que abría sus compuertas para mover los rodicios con energía suficiente. Es un molino único porque, a la vez, aprovechaba la corriente del pequeño río Catoira que vertía en el mismo dique.

El concello tiene otra peculiaridad, y es que posee tipologías de los tres molinos que existen: de agua, de viento y de mareas. En Tras da Veiga se puede apreciar cómo eran los ingenios movidos por la fuerza del aire y disfrutar a la vez de las panorámicas que ofrece. Desde este entorno se divisa a un lado las Torres do Oeste, y la ría de Arousa con la isla de Cortegada al fondo, al otro.

Molinos de viento de Tras da Veiga

Hay más ejemplos de viejos muiños en el municipio como los que asoman a la orilla del río San Cibrán, ruta que comienza en el área recreativa de Abalo, junto a la ermita del santo. Y sin duda son llamativos los que se encuentran en el Monte das Pedras Miúdas por su doble sistema de aspas que los hacen únicos, ya que aprovechan la fuerza del viento independientemente de la dirección que sople. Construidos en forma de pequeña torre cilíndrica, recogen el aire para poner en funcionamiento su mecanismo.

Paseo fluvial CATOIRA.GAL

la ruta: río catoira

Duración: 2 h. 15 min.

Dificultad: Fácil/media 

Ruta: Señalizada

Coordenadas: 42º40’03’’″/N 08°41’36’’O

Desnivel medio: 200 metros

Longitud: 9 kilómetros

  • Qué ver: pedras miúdas

    La laguna
    Además de estar cerca los molinos de viento, en Pedras Miúdas existe una laguna formada en una antigua cantera. En perfecta fusión con la naturaleza, está llena de encanto y su entorno es propicio para disfrutar del paisaje y las sendas.

  • Visita obligada: petroglifos

    Laxe das Tixolas
    En el lugar de Cores, en la parroquia de Abalo, se encuentra uno de los muchos petroglifos del concello. Pero el de Laxe das Tixolas con unos motivos circulares y lineales muy curiosos, porque su forma recuerda a las notas musicales.

  • Gastronomía: mar de Arousa

    Pescados y mariscos
    La combinación de cercanía a la costa y los ríos que corren hacia el mar hace posible que en Catoira se puedan disfrutar de manjares frescos del océano, tanto pescados y mariscos como otras especies que habitan en los cursos fluviales.

Compartir el artículo

stats